“Vamos a tener que discutir muy fuertemente con la empresa porque le da factibilidad a algunos emprendimientos y no hay agua para la ciudadanía, es decir, para los que vivimos en Funes desde hace muchísimos años”, afirmó Tomei.

Desde el año 2006, la empresa prestataria del servicio básico provee de agua potable a 15 ciudades de la provincia. En la página web de Assa se informa que el 64 por ciento de los funenses cuentan con el fluido.

La ex diputada provincial prevé mantener charlas con los funcionarios de la firma provincial para modificar el escenario actual, que entiende es injusto para la ciudad.

Por ese motivo, señaló: “No se si a Funes le conviene seguir perteneciendo a Assa porque no ha hecho ninguna inversión en nuestra ciudad”. Primero se preocupará por asumir formalmente la intendencia y luego comenzará a estudiar la viabilidad de la postura.

El enojo de Tomei para con ASSA se encendió luego de una reunión que ambas partes (ella en carácter de concejal) mantuvieron unos meses atrás. La inquietud de la pediatra refería a un subsidio no reintegrable por $1,5 millones que recibió la localidad de Álvarez para construir una planta de tratamiento de líquidos cloacales.

“En Funes, ASSA no ha puesto un caño ni absolutamente nada. Tuvimos que sacar un crédito de $6 millones para tener cloacas en una pequeña zona de la ciudad”, fue la respuesta de Tomei a los directivos de la firma.

“Contestaron que el crédito del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENHOSA) era muy ventajoso y que habían evaluado que Funes tiene un gran poder adquisitivo y que no necesitaba de la ayuda monetaria para abaratar los costos”, aseguró Tomei.

“No somos los de los barrios privados que sí pueden tener un poder adquisitivo mucho mayor. Nos dolió también que (José Luis) Parrino (ex Secretario de Obras Públicas de Funes y actual integrante del Directorio de ASSA) lo haya permitido, tenía que haber defendido a la ciudad”, explicó Tomei.

Fuente: Punto biz