En declaraciones radiales reproducidas este viernes (28/10) por el sitio SinMordaza.com, la funcionaria del gobierno de Hermes Binner contó que de las 10 mil viviendas sociales proyectadas, 6.500 fueron terminadas por el Ejecutivo provincial en lo que va de la gestión.

"Nos encontramos con que no se pagaba a las empresas y entonces se empezaron a paralizar las obras", dijo Pino y explicó que a partir de ahí se pusieron en marcha contratos con las compañías constructoras que estaban virtualmente caídos. Y aseguró que se finalizaron todos los contratos con la intención de "dar una respuesta, por el respeto a los adjudicatarios".

"No nos mandaron nunca más el dinero. Hace 2 años que somos nosotros los que estamos pagando los certificados haciendo un esfuerzo muy grande", señaló. Y acusó: "La Nación en el tema vivienda nos ha abandonado".

Según la funcionaria la provincia debió desembolsar un dinero "extra" para construir las viviendas -una obligación de la Nación, mientras que la contraparte del Estado santafesino es financiar las obras de infraestructura- que asciende aproximadamente a $180 millones.

"Esperamos en este nuevo período que nos devuelvan ese dinero porque eso nos permitiría un mayor margen de acción. Más allá de las diferencias y tensiones de los procesos eleccionarios siempre transmitimos a los pares a nivel nacional que lo que está en juego es el derecho de los ciudadanos y en este caso de los santafesinos", expresó la funcionaria.