El intendente Miguel Lifschitz y el ministro de Gobierno provincial, Antonio Bonfatti, suscribieron el viernes pasado un convenio destinado a la construcción de 36 viviendas para representantes del Colegio de Arquitectos de Rosario en la zona noroeste de la ciudad, en lotes que forman parte del Fondo Municipal de Tierras.

"Es un proyecto tipo que pretendemos que se constituya en un nuevo modelo de articulación entre la provincia, el municipio y las instituciones intermedias de Rosario", planteó el intendente.

En ese sentido, adelantó que la intención del municipio es "replicar este modelo en el que los adjudicatarios van a terminar pagando la vivienda a la provincia y el terreno a la Intendencia de una manera adecuada y factible".

En efecto, la secretaria de Planeamiento municipal, Mirta Levin, confirmó que "como los adjudicatarios abonan el monto del terreno al terminar la construcción de la vivienda, con esos recursos se puede seguir ampliando el programa y ya hay avanzadas conversaciones con el gremio docente y el Sindicato de Prensa, además de algunas consultas que hizo el gremio de los camioneros". En todos los casos, la zona noroeste de la ciudad es la elegida para las futuras urbanizaciones.

El plan tiene tres patas: el municipio aporta el terreno producto de las donaciones privadas, la provincia el financiamiento (a través de la Dirección de Vivienda y Urbanismo) y los colegios profesionales y entidades gremiales abren un registro, difunden los requisitos y seleccionan a los adjudicatarios.

El beneficiario debe abonar el terreno al municipio antes de habitar la vivienda. La casa puede pagarla hasta en 20 años a través de un crédito con una tasa de interés al 6 por ciento anual. El monto total a desembolsar por el profesional oscila los 50 mil dólares.

Levin destacó que el programa pudo dar sus primeros pasos a partir del engrosamiento del Fondo Municipal de Tierras, que se nutre de los terrenos que dona el sector privado como compensación exigida frente a grandes procesos de urbanización.

En lo que va del año, ya son seis los convenios edilicios que fueron firmados en la Intendencia para las construcciones en altura que abonarán una tasa especial.

La funcionaria municipal ponderó, además, uno de los aspectos clave de la iniciativa que está vinculado a la localización de las nuevas urbanizaciones.

Otro modelo. "Hay un cambio de paradigma. No se construye donde sea viviendas sociales y para sectores medios sino que hay una planificación estratégica con los privados y se las autoriza en zonas donde existe infraestructura, servicios y equipamientos comunitarios", enfatizó.

En el caso de las primeras viviendas, se construirán sobre cuatro lotes de 2.000 metros cuadrados cada uno en el sector noroeste de la ciudad, frente al Estadio Mundialista de Hockey, donde se desarrolló el Plan Especial Parque Habitacional Ludueña.

Fuente: lacapital.com.ar