Tras la celebración de una interna, el actual jefe de la bancada kirchnerista en la Cámara de Diputados de la Nación, Agustín Rossi, fue consagrado como el candidato a gobernador que sería derrotado luego por el socialista Antonio Bonfatti, e incluso por el postulante del PRO, el ex Midachi Miguel del Sel.

Todo lo contrario sucedió con la lista de diputados provinciales que encabezó María Eugenia Bielsa. La boleta de la ex vicegobernadora no sólo fue la más votada, sino que también sacó más sufragios que la del candidato a gobernador del Frente Cívico y Social.

Pero esa unidad alcanzada no trascendería el escenario electoral. Ahora el peronismo santafesino está sumido en una interna para definir al presidente de la Cámara de Diputados en la que tendrá mayoría.

Luego del contundente triunfo de Bielsa parecía que no había dudas de que la hermana del ex Canciller y del ex DT de la Selección de fútbol iba a ser el nombre puesto para la titularidad de la Cámara Baja. Según Bielsa, de buena llegada a la presidente Cristina Fernández, no había objeción para que ella se quedara con el puesto.

Sin embargo, un grupo de 16 diputados electos, entre ellos varios que responden a Rossi, postulan a Daniel Rubeo como presidente.

Bielsa insiste en que los votos que obtuvo (580.000) le dan el derecho a presidir el cuerpo legislativo. Sin embargo, en el otro sector se escudan en que ella fue electa como una diputada más y que de la decisión del bloque depende quién será titular de la Cámara.

Por otro lado, Bielsa consideró que la objeción a su intención partió de sus declaraciones en cuanto a impulsar una "auditoría de corte" en la Cámara. “Lo único que cambió fue mi referencia al tema del manejo del dinero, tal vez sea por eso, no lo sé porque no hay explicación pública", dijo este lunes en declaraciones radiales. Pero tampoco descartó que el veto tenga que ver con "mi estilo, mi personalidad".

En algo sí coinciden las 2 facciones en pugna: de romperse la unidad del PJ en la Cámara Baja, el Frente Cívico y Social, el partido de gobierno, tiene altas chances de quedarse con la Presidencia. Mientras, la gente de Binner mira desde afuera.

Hoy las diferencias en el peronismo local parecen ser insalvables y aseguran que lo único que puede llegar a poner orden es un pedido de la Casa Rosada en favor de la diputada electa. De lo contrario, las versiones hablan de que Bielsa se quedaría sin su tan preciada ambición.