“Al principio de año vislumbramos que iba a haber estrategias distintas en cada provincia y en cada sector y terminó pasando así. Lo que acordamos era esperar hasta el 23 de octubre para tomar una definición y circunscribir la actividad del bloque a lo estrictamente parlamentario. Pero la decisión de Felipe apuró una discusión que veníamos madurando los seis diputados santafesinos que era formar un bloque de Santa Fe", anunció ante Rosario 12.

Arena se cubrió así de quedar como jefa de la bancada con el retiro definitivo de Felipe Solá, por ser nada menos que la vicejefa en ejercicio hasta el 10 de diciembre.

Ese día dejarán su banca Walter Agosto y Jorge Obeid, dos de los seis santafesinos que militaron en el peronismo díscolo y ahora quieren hacer rancho aparte.

De ese grupo permanecerán Daniel Germano, Carlos Carranza y Juan Carlos Forconi, más cercano a Obeid que a Reutemann. A Carranza, en tanto, se le reconoce un trabajo territorial en Rosario que le daría más presencia cuando haya que discutir el futuro del peronismo santafesino.

Según sus propios compañeros, Arena llegó al Congreso por ser la “ex secretaria” de Reutemann, a quien consulta ante cada decisión, siempre que el ex corredor decida intervenir.

Antes de auto proclamarse como líder de una nueva bancada de Santa Fe sorprendió con un gesto: el lunes visitó al ministro de Economía, Amado Bouodu, a quien le presentó su proyecto de Resolución para solicitar incorporar al presupuesto la construcción de la autopista la ruta 11, en el tramo entre Santa Fe y Chaco.

La foto sorprendió al ala dura del peronismo santafesino que en las pasadas elecciones le dio la espalda a Agustín Rossi, el jefe del bloque K que, de continuar en ese cargo, en diciembre buscará llevar a todos los santafesinos a su bancada, como instruyen por estas horas desde la Casa Rosada. Su primer reto será garantizar la incorporación del ex intendente de Rafaela, Omar Perotti.

Los números invitan a ir por el camino contrario. Si se repite el resultado de las primarias, el kirchnerismo quedaría a sólo cuatro votos del quórum, o sea, debería echar mano a los cuatro santafesinos sueltos, como también a los tres felipistas o los dos cordobeses (Francisco Fortuna y Estela Garnero, aunque el primero podría asumir como legislador en su provincia).