El acto se realizó hoy en el salón Blanco de la sede de Gobierno de esa ciudad, y en la oportunidad, estuvieron presentes el coordinador de Gabinete de la Municipalidad de Rosario, José León Garibay, el secretario de Obras Públicas Municipal, Omar Saab, y el senador provincial, Juan Carlos Zabalza, entre otras autoridades.

“Se trata de elevar los niveles de protección de áreas que pueden verse afectadas por inundaciones”, indicó el ministro Ciancio, quien hizo hincapié en que ambos proyectos “están enmarcados dentro del plan integral de desagües pluviales de Rosario, que ya lleva 40 años de trabajo”, lo que demuestra “la complementariedad entre los proyectos municipales y el aporte brindado desde la provincia”.

La obra del Emisario 7 cuenta con un presupuesto oficial de 7.855.604,40 pesos y un plazo de ejecución de 18 meses; en tanto los trabajos que se realizarán en Nuevo Alberdi demandarán una inversión de 4.217.430 pesos y se ejecutarán en 12 meses.

LAS OFERTAS

Para la obra que se realizará en el barrio Nuevo Alberdi, se presentaron 2 ofertas: Edeca SA que cotizó 5.989.991,21 pesos y Sanimat SRL que ofertó 6.183.577,60 pesos.

En tanto, para la obra del Emisario 7 hubo una sola oferta perteneciente a la empresa Sanimat SRL que cotizó 10.749.028,56 pesos.

LAS OBRAS

Ambos proyectos tienen como principal objetivo el saneamiento de áreas específicas de la ciudad en pos de mejorar las condiciones de protección de los excedentes pluviales.

En el caso de Emisario 7, se trabajará sobre 43 hectáreas comprendidas dentro del barrio industrial. El sistema será integrado por un conductor troncal que se ejecutará por la avenida de la Travesía, entre Vélez Sársfield y J. J. Paso, y cuyas descargas desembocarán en el arroyo Ludueña.

La construcción del mismo, en calle Bahía Blanca, será acompañada por la de otros conductos secundarios emplazados en Iguazú, Rossini, Nervo, French, Formosa, y el ya existente en la calle Carrasco.

En tanto, en el barrio Nuevo Alberdi, se saneará el sector sudoeste, que es el que recibe constantes desbordes del canal Ibarlucea. Allí se ejecutará un conducto hacia el canal para evacuar los excedentes hídricos, completándose con la construcción de cámaras de limpieza, bocas de acceso y ventilación.-