Los precios de los principales productos agrícolas del país (soja, maíz y trigo) registraban este viernes (6/1) una suba en el mercado internacional como consecuencia de la sequía que amenaza la cosecha y que generaría una contracción de la oferta.

La falta de lluvias en distintas regiones del país está generando estragos en el sector y aunque hay pronósticos de precipitaciones para los próximos días, en el ámbito especializado hay escepticismo respecto a que la llegada del agua sea una solución definitiva.

"Como todo pronóstico, hay que ver si se cumple o no. Hacen faltas lluvias en cantidad abundante y cobertura general, de nada sirven lluvias de 20 milímetros focalizadas", dijo Pablo Andreani, de la consultora Agripac, citado por la agencia Noticias Argentinas.

Para Andreani "desde el punto de vista climático, hace falta un milagro, el mismo milagro que el año pasado, a mediados de enero, cortó una larga sequía y logró revertir y frenar las pérdidas" agropecuarias.

"Pero, en ese momento, las lluvias fueron abundantes en cantidad y cobertura, y se extendieron hasta mediados de febrero", aclaró a un matutino cordobés.

Andreani sostuvo que "ese mismo tipo de lluvias es el que se necesita ahora y no queda mucho tiempo para frenar las pérdidas ya ocurridas".

En tanto, el portal Infocampo.com.ar informa que desde los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) consideraron que la sequía que afecta a la campaña agrícola 2011/12 puede resultar de mayor impacto que la de 2008/09 por distintos motivos:

La actual comenzó antes: ya en diciembre empezó a notarse el déficit hídrico. En el ciclo 2008/9, en cambio, la escasez de lluvias comenzó en enero. Además, la presente está más extendida, geográficamente, que la anterior.

Durante el 2008/9 los productores tenían una situación económica más holgada, luego de varios años de rendimientos normales y de precios satisfactorios. En 2011/12, por el contrario, muchos no pueden vender el trigo y el maíz del ciclo anterior, lo que reduce seriamente su liquidez.

Muerte de animales

La falta de lluvias no afecta sólo a las siembras sino también a los animales. Desde la Federación Agraria Argentina (FAA) advirtieron que miles de animales están murieron porque las napas no se recomponen y no tienen para tomar agua en la zona norte de la región ganadera de Santa Fe.

Aníbal Rey, productor agropecuario oriundo de Villa Minetti, uno de los sectores más complicados de Santa Fe se refirió en declaraciones al sitio Cadena 3 a la situación de los productores afectados por la sequía.

 “Dicen que por los 50 hubo algo así. Las vacas no tienen agua. Hay animales que ya se han muerto a otros hay que acarrearles agua”, aseguró Rey quien remarcó el elevado costo que deben afrontar y afirmó que “un camión de agua sale dos mil pesos”.

 “Está muy complicado. Todos los días es un ternero menos”, agregó.

En Mendoza, el ministerio de Agricultura prorrogó la emergencia agropecuaria por la sequía seguida de granizo que afectó la producción apícola.

En tanto, en Pergamino, unas de las principales zonas productoras de la provincia de Buenos Aires, desde la Sociedad Rural local hablan de "desastre productivo". “Desde nuestra entidad, estamos trabajando en recabar la mayor información posible para calcular los daños que ya existen en la zona, y hemos comenzado las tratativas correspondientes con el Gobierno local, para que en nuestra región también sea declarada la emergencia y se estudien diferentes formas de asistencia a los productores, a fin de paliar la crisis hídrica”, comenta Pablo Sorasio, presidente de la Sociedad Rural de ese partido.

ACSOJA

 “La situación es muy crítica exceptuando algunos lugares que han tenido una barita mágica y que Dios les puso una nube arriba”, describió a redagroactiva.com, Miguel Calvo, titular de la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (ACSOJA), quien dio un panorama: “Todo lo demás es paupérrimo”.

 “La falta de humedad superficial o total, según el lugar, ha impedido que se sembrara la gran mayoría de la superficie”, comentó Calvo, quien detalló que esa es una superficie que hoy no está y los umbrales de fecha de siembra en la zona núcleo ya se han pasado. “Las heladas van a estar más cerca, con lo cual la decisión de la siembra de segunda, dependiendo de la zona y del grupo de madurez, se vuelve más crítica”, dijo.

En tanto, para la soja de primera, dejando de lado algunas islas que están buenas, hay muchas situaciones donde están con pérdidas de rendimientos muy significativos. “Va desde un estado de pseudo muerte hasta un estado de entre un 10 y un 15 por ciento de merma en el rinde”, sostuvo.

Calvo aseguró que la sequía va a provocar grandes pérdidas para el país por lo que están muy preocupados. “Esto implica que con la falta del poroto no haya actividad industrial posterior y un montón de cosas que hacen a la salud y la riqueza nacional, e individual”, dijo.

Perspectiva

Este es un panorama realizado por CREA sobre la situación de las distintas regiones:

Buenos Aires: Se encuentran en muy malas condiciones el norte, centro, oeste y sudoeste de la provincia. La situación mejora hacia el sudeste y hacia el este, sobre el Atlántico. En Pergamino y San Pedro, por ejemplo, los cultivos de soja de primera no cierran el entresurco a pesar de estar en floración. Los de segunda se han podido sembrar en el 30 por ciento de la superficie, con muerte de plantas en la hilera por falta de agua, sobre todo en los ambientes más limitantes. El maíz de primera está recirculando nutrientes desde las hojas inferiores, con pérdidas calculadas del 60 al 100% del rinde potencial de diez toneladas por hectárea. No se puede sembrar maíz de segunda.

Santa Fe: situación crítica, sobre todo en el extremo sur provincial. En varios departamentos la pérdida de rendimiento de maíz es irreversible. La soja conserva posibilidades de recuperación, pero si llueve dentro de pocos días.

La Pampa: todo el territorio provincial está muy seco, excepto algunas localidades cercanas a Santa Rosa y a General pico.

Entre Ríos: situación regular en toda la provincia, con necesidad urgente de nuevas lluvias.

Corrientes: En el norte de hubo seca desde mediados de noviembre, pero luego llovió en Navidad, de 30 a 150 milímetros. Se afectaron las forestaciones plantadas en primavera, los maíces y las siembras tardías de pasturas. En el centro y sur de la provincia las lluvias tendieron a la normalidad.

Chaco: situación regular de humedad, con necesidad de nuevas precipitaciones.

Formosa: Situación complicada en toda la provincia, sobre todo por la evaporación que provocan las altas temperaturas, pero con posibilidades de rindes de 1800 kilos por hectárea de girasol y de 4000-5000 kilos de maíz en cultivos de primera siembra que se cosecharán en pocos días. Los de segunda no se pudieron sembrar.

NOA: muy variable según provincias, con situaciones críticas, en un contexto general de preocupación por falta de humedad.

Foto: Cadena3.com

Fuente: Urgente24