Acompañaron al mandatario provincial, entre otros, en el salón Blanco de la Casa de Gobierno, los ministros de Gobierno y Reforma del Estado, Antonio Bonfatti; de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio; y de la Producción, Juan José Bertero, estos dos últimos firmantes del acuerdo, con el representante de la entidad civil, Jorge Cargnelutti.

“Estamos dando un paso muy importante en varios aspectos. La abeja doméstica vino con la inmigración, fundamentalmente de la zona de Liguria. Hoy es una industria con un gran desarrollo en un mundo donde crece la demanda de alimentos. La decisión es no utilizar las banquinas para sembrar soja, sino para aquello que produce una mejor y mayor calidad ambiental, sobre todo en la autopista Rosario-Santa Fe”, señaló Binner, en la oportunidad.

Al respecto, el mandatario provincial sostuvo que esta cuestión abarca los aspectos “económico y cultural y por lo tanto –expresó– estamos muy contentos de que se haya dado este paso trascendente en la provincia”, que permanece “atenta al cuidado del medio ambiente, pero también de la familia que trabaja y de la producción que genera riquezas”.

Por su parte, Bertero resaltó la decisión política a partir de la cual “en las rutas santafesinas, además del transporte por las vías asfálticas, se comienzan a constituir corredores ambientales” que apuntan “a una calidad de vida distinta”.

Por ley, no está permitido sembrar en el espacio comprendido entre las banquinas y los alambrados. Para esa franja fueron creados los corredores ambientales, donde ahora se podrán plantar las especies específicas para que las abejas de la zona tomen el polen y luego generen miel en los llamados “espacios apícolas protegidos”.

“Este acuerdo está lleno de aspectos simbólicos –continuó–, por el hecho de que las abejas son consideradas centinelas ambientales y donde ellas están, hay calidad de vida. Es decir, que marcan cual es la política de este gobierno y cómo se integra entre lo público y lo privado cuando se sabe hacia dónde se quiere avanzar”, señaló el ministro.

A partir de ahora, la fundación firmará acuerdos con cada municipio y comuna para decidir en qué sector de las rutas de su jurisdicción se utilizarán las banquinas para la siembra de especies de flores o forrajeras de uso melífero.

A su turno, el responsable de la Fundación Apícola recordó que “el trabajo en la Cadena de Valor Apícola dentro de la provincia viene fortaleciéndose año tras año. Los apicultores vamos a trabajar y asumimos el compromiso con cada municipio y comuna para relevar el territorio y empezar la recuperación de la floración perdida para las abejas”.

También estuvieron el diputado provincial, Antonio Riestra, y el titular de Carsfe (Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe), Francisco Mayoraz.

EL ACUERDO

El convenio apunta a la conformación de los espacios apícolas protegidos, en el marco de la implementación de la Plan Estratégico 2011-2015 de la cadena, que lleva adelante su Consejo Económico. Es fruto de un trabajo conjunto entre las áreas de gobierno mencionadas y las miembros de la cadena, y permitirá la implementación de la figura del "espacio apícola protegido", entendiendo por tal a las áreas vinculadas a las banquinas (aquellas no comprendidas en la zona de seguridad) de las rutas provinciales compatibles con los criterios y procedimientos del programa de ordenamiento territorial definido por dichos ministerios.