“Estamos haciendo lo que se debe hacer para que los entrerrianos estén cada vez más seguros en materia de salud, como corresponde, junto al gobierno nacional y el PAMI. Y allí también vamos a estar cuando, en unos días más, empiece la obra en el terreno”, aseguró el mandatario.

La obra demandará 200 millones de pesos y se prevé terminar en 24 meses. El hospital Bicentenario de Paraná, que comenzará a construirse en el año del centenario del Hospital San Martín, no tendrá ningún costo para los contribuyentes entrerrianos, ya que será construido totalmente con fondos del Estado nacional. Seis meses antes de finalizada la obra el gobierno licitará la adquisición del equipamiento por otros 100 millones de pesos.

El nuevo hospital, cuyo proceso de construcción demandará alrededor de 400 puestos de trabajo, no reemplazará al San Martín, sino que se sumará a la red hospitalaria de la provincia, reforzándola. Se trata de un nuevo edificio que se erigirá en la zona sudeste de la ciudad, en un predio adquirido al Ejército, entre las avenidas Ejército y General Espejo, y calles Pablo Crauszaz y Sarobe. Contará con un equipamiento de alta tecnología ya que será de nivel 6 de complejidad.

El acto se realizó en el centro de convenciones La Vieja Usina , de Paraná, y contó con la presencia de la candidata a intendenta Blanca Osuna y los ministros de Salud, Ángel Giano; de Planeamiento, Infraestructura y Servicios, Guillermo Federik; de Desarrollo Social, José Cáceres; y de Gobierno, Justicia y Educación, Adán Bahl, entre otras autoridades.

Un hito para Entre Ríos

En ese marco, Urribarri precisó que terminará esta gestión con una inversión superior a los 600 millones en el área. Dijo que esta gran obra del hospital Bicentenario será un hito no sólo en la historia de Paraná, sino también de Entre Ríos.

Recordó el interés particular que por esta construcción tenía el ex presidente Néstor Kirchner, al tiempo que destacó todo el apoyo que el gobierno de Cristina Fernández le dio y le sigue dando a Entre Ríos.

“En verdad la pasión y el esfuerzo que pusimos en estas cosas es porque humildemente sentimos que tenemos una misión en nuestro paso por las instituciones, y una de las más importantes que asumí desde el primer día de mi gestión, fue dar pasos enormes en salud, educación, seguridad y en infraestructura para la producción”, enumeró el mandatario.

“Hoy no hay ningún pueblo olvidado en Entre Ríos por pocos habitantes que tenga. Pero también hoy estamos haciendo pata ancha en la capital de la provincia con una obra como esta que quedará en la historia no sólo de Paraná, sino de todo Entre Ríos”, aseguró el mandatario.

Una realidad

Por su parte, Di Césare dijo que la firma del contrato “trae un gran alivio porque se realizó un gran esfuerzo para lograrlo. Hubo que sortear obstáculos administrativos y críticas de la oposición, pero hoy estamos firmando el contrato para una obra que no va a tener costo alguno para la provincia”.

Sostuvo que “no sólo los ladrillos asisten a la gente sino que también lo hace el recurso humano con actitud positiva”. Luego, y al referirse a la relación con el gobernador y su equipo de trabajo, afirmó: “Tenemos cosas en común: La gobernación le ha dado alma a la gestión y el PAMI también se ha convertido en una institución con alma. El verdadero motivo de nuestro trabajo es ayudar a la personas y para hacerlo hay que escucharlas y entenderlas, ponerse en el lugar del otro”.

El director ejecutivo del PAMI dijo también que esta obra era una gran ilusión del ex presidente Néstor Kirchner. “Lo que sucede hoy es una gran alivio porque cuando era presidente me llamaba al menos dos veces por semana para preguntarme por el nuevo hospital de Paraná”, recordó y agregó: “Su esfuerzo y el del gobernador hicieron que esto hoy sea una realidad”.