(30.04.2018) Hacia fines del 2015, el entonces gobernador Antonio Bonfatti, inauguró una moderna planta potabilizadora ubicada en el límite de Rosario con Granadero Baigorria aumentando significativamente el servicio que hasta entonces dependía de la purificadora que habían construido los ingleses hace ya 130 años.

De esta manera, se ponía en marcha una primera etapa del ambicioso plan de once acueductos que se diseñó hace 15 años para que la mayoría de las localidades de la provincia puedan contar con agua de captación de superficie, esto es, que se provean de agua potable desde la cuenca del río Paraná.

Es que la gran mayoría de las comunas y municipios se abastecen con agua de perforación que en muchos casos la calidad no es la mejor o la cantidad es insuficiente, ya que el crecimiento de la población no fue acompañado por las obras necesarias en redes que tienen más de 60 años.

Cuando se planearon los once acueductos, la idea giró en torno a abastecer a casi toda la población de agua potable proveniente de la cuenca del Paraná y aprovechar así uno de los ríos más caudalosos del mundo.

La mayoría de municipios y comunas de Santa Fe se abastecen con agua de perforación de menor calidad y caudal, que las que ofrecería el aprovechamiento de la cuenca de Paraná, uno de los ríos más caudalosos del mundo.

A partir de la gestión de Miguel Lifschitz se aceleraron las distintas obras de toma de río, plantas potabilizadoras y ductos primarios, segundarios y terciarios en distintas zonas y financiadas con presupuesto genuino de la provincia, créditos internacionales y aportes de Nación.

De hecho, el gobierno nacional acaba de anunciar una inversión de 372 millones de pesos para la construcción del acueducto San Lorenzo que llevará agua potable desde la nueva planta de Rosario a más de 157 mil vecinos de distintas localidades del cordón industrial.

“Era una obra que no estaba contemplada en el presupuesto nacional que pedimos que se incluya. Desde el gobierno provincial también hicieron gestiones para que se concrete”, explicó la diputada del PRO, Gisela Scaglia.

Según la legisladora, la obra será financiada íntegramente por el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA) beneficiando a las localidades de San Lorenzo, Fray Luis Beltrán, Puerto General San Martín, Timbúes y Ricardone.

A su vez, desde la provincia se financió con fondos propios la primera etapa del Acueducto Desvío Arijón que corresponde a la toma de agua desde el río Coronda, la construcción de la planta potabilizadora y distribución a las localidades de Santo Tomé y Sauce Viejo, beneficiando a unas 90 mil personas.

La segunda etapa de esta obra, que corresponde a la extensión de la red hacia las localidades del oeste de la provincia, llegando hasta la ciudad de Rafaela, requiere una inversión de 166 millones de dólares y proveerá de agua potable de calidad a 133 mil vecinos.

Esta etapa “se financia a través de un mix de organismos de créditos internacionales aportando 80 millones de dólares el Fondo de Abu Dabi para el Desarrollo mientras que otros 50 millones provendrán del Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional (OFID en sus siglas en inglés) y el resto se completará con fondos del presupuesto” indicó a este portal Pablo Olivares, secretario de Finanzas de Santa Fe.

“Podemos acceder a los créditos internacionales porque es la provincia mejor valorada en los ratio que analizan riesgo crediticio y hemos conseguido muy buenos intereses” ponderó Olivares.

Otro de los proyectos que recibió financiamiento internacional es el Acueducto Reconquista el cual el 50 por ciento se financia a través del Fondo Kuwaití para el Desarrollo Económico Árabe y otro crédito de la OFID.

“El Acueducto Reconquista tiene un presupuesto de 2.500 millones de pesos distribuidos en cinco contratos para la realización de la planta potabilizadora, toma de agua, cisternas y ductos para las ciudades de Reconquista y Avellaneda” explicó a LPO José Garibay, ministro de Infraestructura de Santa Fe.

Acueducto Reconquista.

A su vez, se llamará a licitación para la segunda etapa del Acueducto Gran Rosario. La primera, como se explicó correspondió a la planta potabilizadora, y ahora se instalará la cañería principal hacia el sur, paralelo a la Avenida Circunvalación, una obra que está cotizada en 1.200 millones de pesos según informó el ministro.

Para este proyecto, la provincia tiene prevista una original modalidad. Una licitación que incluya el financiamiento, o sea, que el privado incluya una propuesta de crédito con el objetivo de agilizarla ya que los procedimientos para conseguir financiamiento internacional son mucho más lentos.

Plan del Norte

El Acueducto Norte es una obra del departamento Vera que demandó 500 millones de pesos y se completó en su totalidad llevando agua a más de 10 mil vecinos de en el área con menor densidad poblacional de la provincia y que forma parte del proyecto Plan del Norte, la iniciativa más ambiciosa de la gestión Lifschitz, que contempla más de 120 obras claves para desarrollar el norte santafesino.

La planta potabilizadora se ubica en Villa Ana y la red se extiende por 140 kilómetros distribuyendo agua potable a las localidades de la zona mientras que el Acueducto de Villa Minetti a Nochero, en el noroeste provincial, la red lleva agua cruda y falta completar la potabilización , firmó el ministro José Garibay.

En la localidad de San José del Rincón se está ejecutando la planta potabilizadora del Acueducto de la Costa que toma agua en el río Colastiné y proveerá a San José del Rincón, Colastiné y Arroyo Leyes.

Y en relación al Acueducto Centro Santafesino, fue el primero que se habilitó y toma agua en Arocena y provee al departamento Belgrano.

Fuente. LPO