Este reconocimiento al humedal Palmar Yatay, de 21.450 hectáreas, permite desarrollar actividades productivas y turísticas conservando el recurso como tal. Esta declaración “nos pone a los entrerrianos en un lugar de privilegio”, aseguró el mandatario.

“Este momento de gran alegría es el fruto del esfuerzo, la perseverancia, la profesionalidad y el convencimiento de la gente de Ambiente de la nación y la provincia”, sostuvo Urribarri durante un encuentro que se realizó en El mirador del Palmar, ubicado frente al Parque Nacional.

Dijo que aún “no tenemos la dimensión de lo que estamos protagonizando en este lugar tan bello como otros tantos de nuestra provincia”. Y contó que hace pocas horas felicitó al gobernador de Misiones, Maurice Closs, porque las Cataratas del Iguazú fueron declaradas una de las maravillas del mundo.

“En Entre Ríos tenemos muchas maravillas que todavía restan descubrir para ofrecerlas a los turistas. No es casualidad que aquello que nos propusimos en 2007 hoy se esté haciendo realidad: estamos entre las tres provincias más visitadas del país y vamos por mucho más”, añadió.

Y agregó que la provincia se convirtió en los últimos años, en gran parte por mérito de Gualeguaychú, en uno de los lugares en el mundo que cuida su ambiente al momento de producir y de vivir. En este sentido, sostuvo que este sitio Ramsar que se suma a los otros 19 que hay en Argentina “nos pone a los entrerrianos en un lugar de privilegio, quizás no dimensionemos cuánto, pero es enorme lo que hemos logrado”.

Urribarri valoró el trabajo realizado por el personal de la Secretaría de Ambiente de la provincia, con Fernando Raffo a la cabeza, del gobierno nacional y de mucha gente “que permitió arribar a este final feliz y gozar de este privilegio”.

Un orgullo

El titular de Ambiente Sustentable de la Nación, José María Mussi, dijo: “Estamos escribiendo un compendio de cosas en materia ambiental porque este reconocimiento es motivo de orgullo para los entrerrianos y para todos los argentinos”.

Se refirió a otro tema ambiental que el área a su cargo está trabajando con el gobierno entrerriano en pos del cuidado y protección del bosque nativo para que con el tiempo se realice allí un desarrollo sustentable.

Laboratorio en Gualeguaychú

Dijo que se firmó un convenio “con el municipio de Gualeguaychú para que, en poco tiempo, se instale allí un laboratorio de monitoreo que fundamentalmente pretende demostrar lo que se sostiene en ese lugar respecto al cuidado del río Uruguay”. Y mencionó los aportes entregados a los municipios para el tratamiento de los residuos sólidos urbanos.

“Yo no creo en las casualidades sino en las causalidades y en que las cosas se dan porque tienen detrás un pionero y fogonero. “En Entre Ríos las cosas se concretan porque hay un fogonero atrás que es el gobernador Sergio Urribarri”, aseguró.

Destacó que la provincia está avanzada en muchas cuestiones que desde el gobierno nacional se impulsan como es la asociatividad. “Los municipios de distintos colores políticos se juntaron para poder resolver el problema de los residuos y esto tiene un altísimo valor”, expresó Mussi en referencia a la Mancomunidad Tierra de Palmares.

Finalmente, el secretario de Ambiente de la Nació destacó que “en la provincia la gente le reconoció a Urribarri su trabajo y siempre es bueno oxigenarse viniendo a lugares donde el gobernador puede moverse libremente en su provincia”.

Avance significativo

A su turno, Raffo aseguró que “declarar sitio Ramsar a la cuenca del arroyo Palmar, de 21.450 hectáreas, significa tener una figura de protección internacional para preservar el humedal como tal. Eso no quita que allí se desarrollen actividades productivas como la ganadería, la agricultura, la forestación y la pesca artesanal”, precisó.

Insistió en que “lo importante es que no se pierda la condición de humedal que tiene el lugar, es decir, su resguardo de biodiversidad, recarga de acuífero, purificación de agua, estabilización de tierra y sedimento, entre otras”, detalló.

Por otro lado, aseguró que “desde lo institucional haber obtenido este reconocimiento internacional de un humedal entrerriano significa un avance significativo en la forma de comprender al desarrollo sostenible porque abre la posibilidad de desarrollar actividades de conservación y producción en un área específica y para lo cual todos los actores deberán interactuar conjuntamente para lograr armonizar las actividades productivas con la conservación y la preservación de los recursos naturales originarios como son el agua, el suelo, los bosques nativos y la biodiversidad en todas sus forma”.

En rigor, esta reconocimiento permitirá a la región un mayor control de las leyes de caza, pesca y fuego; obtener financiamiento para generar investigaciones con el objetivo de revalorizar los recursos naturales y culturales; el desarrollo del ecoturismo y actividades ligadas a la conservación y un impulso a tecnologías agropecuarias amigables y la posibilidad de certificar producciones como orgánicas accediendo de esta manera a mercados internacionales.