El criterio adoptado para otorgar el beneficio es el mismo que rige en el Régimen de Bonificación por Energía no Abastecida, previsto en la Resolución N° 133, de abril de 2010, y que alcanza a clientes bimestrales (residenciales y comerciales, entre otros).


De esta manera, aquellos usuarios comprendidos en dicha normativa recibirán en las próximas facturas la bonificación habitual por energía no abastecida y –por única vez– les será descontado el incremento tarifario vigente.

La aplicación del beneficio es automática y no es necesario que el cliente lo tramite, ya que la EPE detecta los casos correspondientes a través de su sistema de registros de interrupciones del servicio.