Tal como lo hizo en varios sectores económicos, sociales y políticos, el kirchnerismo creó en el sector lácteo un grupo de defensa del Gobierno nacional para contrarrestar las miradas críticas de las medidas que el oficialismo pueda llegar a tomar.

Así fue como en los últimos días se generó una fuerte controversia entre las Cámaras de Productores de Leche de Santa Fe, Córdoba y La Pampa –alineadas con el Gobierno- y tamberos que responden a Federación Agraria (FAA).

Todo comenzó a partir de las advertencias de los “productores opositores” sobre la problemática que atraviesa la lechería argentina a partir del congelamiento de precios de la materia prima en un contexto de creciente suba de costos productivos.

“Plantean un escenario apocalíptico y de crisis del sector, cuando todos sabemos que no es así”, apuntaron los tamberos kirchneristas en referencia a los productores nucleados en FAA y también a la Asociación de Productores de Leche (APL).

“No avalamos que se pretenda querer usar nuevamente a los productores de leche con fines subalternos, cuando venimos trabajando en conjunto con la industria y el Gobierno para la colocación de la mayor oferta de productos”, aseguraron en un comunicado.

De inmediato, la FAA salió a cruzar a los tamberos K. “Dejan en evidencia una tendenciosa expresión oficialista, que lo único que pretende es confundir a la opinión pública llevándoles falaces apreciaciones que no tienen nada que ver con la realidad”.

“Nos cuesta creer que se asegure que la crisis del sector no existe. Invitamos a los funcionarios a recorrer e involucrarse con la realidad que deben afrontar los productores que están cobrando $ 1,25 por litro de leche en tranquera”, agregó la entidad.

Un dato para tener en cuenta el grado de concentración que atravesó el sector lácteo en los últimos diez años es que en la actualidad el Senasa registra 11.167 tambos, mientras que el Censo Nacional Agropecuario del año 2002 relevó más de 15.000.

“A pesar del aumento de los volúmenes de producción, la cantidad de productores ha caído drásticamente y sería ingenuo (o malintencionado) no notar el nivel de concentración de la lechería argentina”, dispararon los productores federados.

Por su lado, si bien el secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno presiona a las industrias y Pymes lácteas para que paguen $ 1,50 por litro de leche, la realidad indica que en las principales cuencas lecheras no se está obedeciendo la orden del funcionario.

Vuelve la Mesa de Enlace

La gravedad de la situación que atraviesan los productores lecheros es tan importante que hasta obligó a los dirigentes que integran la Mesa de Enlace a juntarse para evaluar una serie de medidas a tomar en el corto plazo.

En principio, este martes a la tarde los dirigentes de las cuatro entidades rurales presentarán en conjunto un trabajo denominado "Mitos y realidades de la lechería argentina" en la sede porteña de la Sociedad Rural (SRA).

En el trabajo que presentarán hará una fuerte crítica de las medidas de control de precios que estableció el Gobierno nacional durante los últimos años y que produjeron la quiebra de miles de productores.

El video, financiado por el Fondo Federal Agropecuario, mostrará además la evolución de la actividad, el consumo y las exportaciones de productos lácteos y planteará el desafío de pensar una lechería capaz de expresar plenamente su potencialidad.