En tanto, según consigna el diario Ámbito Financiero, Neuquén expresó su adhesión y se mantuvieron conversaciones telefónicas con autoridades entrerrianas.

En una reunión desarrollada este lunes (5/12) en Santa Fe se debatieron los caminos a seguir a raíz de la quita de subsidios anunciada recientemente por el Ejecutivo nacional en torno al sector eléctrico, que impactan en la sustentabilidad del servicio.

Los representantes de las firmas que distribuyen la energía y de los Sindicatos de Luz y Fuerza sostienen que necesitan un trato diferencial porque las empresas privadas tienen “servicios acotados a grandes ciudades, con importantes asimetrías respecto al interior del país”.

El encuentro —que se llevó a cabo en la Casa de Gobierno de Santa Fe— estuvo encabezado por el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente de la provincia, Antonio Ciancio. Participaron funcionarios de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), del sector cooperativo santafesino, representantes de los Sindicatos de Luz y Fuerza y directivos de la Empresa Provincial de la Energía de Córdoba (Epec) y de la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (Dpec).

Los presentes acordaron permanecer en contacto permanente y pedir a las autoridades energéticas nacionales una audiencia, para transmitir lo tratado en la jornada del lunes.

“Se consideraron los espacios que cada uno ocupa, y las capacidades disímiles que hay entre una empresa de la ciudad de Buenos Aires y la EPE o la Epec. Los costos son distintos”, indicó Ciancio y destacó que también hizo referencia al carácter público de las firmas de Santa Fe y Córdoba que, ante un mayor recurso buscan “generar más obras y no repartir dividendos”.

Participaron también, los presidentes de la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (Face) y de la Federación Santafesina de Cooperativas de Electricidad y Servicios Públicos (Fescoe) y los integrantes de las cooperativas eléctricas de distintas localidades.

Además, los secretarios generales de los sindicatos de Luz y Fuerza de Santa Fe, Rosario, Rafaela, Rufino y Cañada Gómez y el secretario de la Federación Argentina de Trabajadores de la Energía Eléctrica (Fatlyf), Amílcar Amaya.