Según  dirigentes consultados, existen dudas sobre la legitimidad de algunas filiales de FAA que se presentaron durante la elección de autoridades. Se esperaban alrededor de 350 delegados regionales para elegir cargos directivos, pero el viernes pasado se presentaron unos 500.

Esos aproximadamente 150 delegados adicionales corresponden a nuevas filiales, entidades asociadas, representantes de cooperativas y mujeres federadas que se adhirieron a FAA durante los últimos meses.

Según comentaron desde una de las filiales de FAA, "estas organizaciones recibieron, durante las semanas previas a las elecciones, la visita de gente de Buzzi, que les pidió que se asociaran, que se pusieran al día con la cuota y que mandaran delegados para votar en el Congreso (Anual de FAA)”.

Si bien desde los opositores de Buzzi descuentan que la elección ya es un hecho consumado, al menos desean averiguar la legitimidad de los nuevos asocios de FAA.

En las elecciones de autoridades de FAA, tienen derecho a voto, en primer orden, las filiales de la entidad, luego los centro juveniles, posteriormente las entidades cooperativas o asociaciones de productores asociadas a FAA y por último las mujeres federadas (las cuales el viernes pasado aportaron más de 60 delegados que emitieron sufragio, mientras que tradicionalmente eran sólo alrededor de 15).

A pesar de los nuevos votantes, Buzzi debió pasar por un escollo no previsto para poder renovar su mandato al frente de la FAA.

Sucede que el mecanismo de elección de autoridades de FAA estipula que los máximos representantes de la entidad, antes de poder ser elegidos como tales, deben ser votados por la mayoría de los representantes de la región de la cual proviene en candidato.

Por lo tanto, Buzzi debió primero ser reelegido como director de la Filial 7 Lincoln. Para esto debía obtener en ese distrito al menos el 66% de los votos, pero sólo consiguió el 63 por ciento, por lo que entonces debía ir a segunda vuelta con la segunda dirigente más votada, que resultó una dirigente de FAA y concejal del Peronismo Federal de Lincoln: Mariela Speroni.

La cuestión es que Speroni decidió retirar su candidatura luego de varias e intensas negociaciones que demoraron el acto eleccionario.

Mariela Speroni sostuvo que bajarse de la elección a último momento "fue una decisión personal" y que la tomó para el bien de la entidad.

"Yo no voy a decir si me apretaron o no. Eso es parte de la anécdota y los comentarios. Yo decidí bajarme de la elección para el bien de la entidad. Si me llamó muchísimo la atención la gran cantidad de electores y el rechazo que obtuvo Buzzi en este distrito", indicó la dirigente.

Fuente: Infocampo