(18.07.2018) El balance de la última campaña sojera en Entre Ríos arrojó que apenas se cosecharon 1.103.817 toneladas; es decir, un 67 por ciento menos que lo que se había producido el ciclo anterior (2.277.070 toneladas), de acuerdo a los datos publicados por la Bolsa de Cereales entrerriana.

Según la entidad, es la peor cosecha de la oleaginosa en 18 años, a pesar de que el área sembrada se había incrementado un 1 por ciento en comparación con el año pasado y había llegado a 1,2 millones de hectáreas.

“El impacto de la sequía, que comenzó a manifestarse a mediados de noviembre del 2017, y las reiteradas precipitaciones desde fines de abril a inicios de mayo ocasionaron una drástica caída en el rendimiento potencial del cultivo y el deterioro en la calidad comercial de la semilla”, explican los técnicos de la entidad.

La combinación de estos factores ocasionó la pérdida de 69.500 hectáreas, lo cual representó el 6 por ciento de la superficie total implantada. El rendimiento promedio provincial fue de apenas 968 kilos por hectáreas y reflejó una caída del 66 por ciento, es decir una merma de 1.853 kilos por hectárea en relación al año pasado.

Fuente: Clarín