(08.05.2018) La Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) resolvió en su Congreso extraordinario de delegados reunido este lunes “no aceptar la propuesta salarial ofrecida por el gobierno por considerarla insuficiente” y dentro del frente gremial integrado además por la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (AGMER), el Sindicato de Docentes Particulares (Sadop) y la Unión de Docentes Argentinos (UDA), “se definirán medidas”.

Desde el gremio detallaron que el debate se realizó “en una votación cerrada ganada por mayoría simple”. El secretario general de la entidad, Andrés Bessel, aseveró que la oferta “no contempla la devaluación de la moneda que ya está impactando en la canasta familiar, alimentos, servicios públicos, medicamentos y esparcimiento”.

El secretario General del gremio de los docentes técnicos, Andrés Bessel, aseveró que decidieron rechazar la propuesta otorgada el 3 de mayo, porque “no contempla la devaluación de la moneda que ya está impactando en la canasta familiar, alimentos, servicios públicos, medicamentos y esparcimiento”.

Además, mencionó que “en la reunión del 3 de mayo pedimos adelantar una parte del porcentaje de agosto a mayo, ya que entendimos que en tres meses hasta agosto, el salario iba a perder respecto de la inflación. El ocho por ciento que ya entregó el gobierno va a ser superado en mayo por la inflación”.

“Se resolvió mantenernos en lo posible dentro del Frente Gremial, con los otros sindicatos (AGMER, Sadop y UDA), a fines de coordinar acciones para lograr llegar a la meta de que el gobierno presente una oferta superadora en el tema salarial”, dijo además.

En este sentido, en un comunicado, AMET enumeró los motivos por los cuáles la última propuesta presentada por el gobierno no fue aceptada:

La propuesta salarial del 3 de mayo no contempla ni abarca los efectos negativos de los movimientos económicos suscitados en el País en las últimas jornadas, clima en el cuál se desarrolló el análisis y debate de la propuesta salarial en las asambleas del viernes 04 de mayo, referidos a la devaluación de nuestra moneda y al impacto que está provocando la remarcación de precios de la canasta básica (alimentos, remedios, esparcimiento) y del aumento sistemático de los costos de servicio públicos y privados, estos sumados constituyen una nueva pérdida del poder adquisitivo de nuestro salario con respecto a la inflación.

Este Congreso había solicitado, tomar parte del nueve por ciento en primera instancia ofrecido para agosto y adelantarlo para hacerse efectivo a partir del 1 de mayo, con el fin de poder al menos paliar el impacto de la inflación sobre el salario de docentes activos y jubilados, esta propuesta fue escuchada por el gobierno pero no fue tenida en cuenta, y solo propusieron adelantar el nueve por ciento al mes de julio, quedando nuevamente un espacio de tres meses en donde el ocho por ciento otorgado a partir de marzo quedará ampliamente superado por la realidad inflacionaria.

Por último el Congreso facultó a la Comisión Directiva a mantener a nuestra organización participando del frente gremial junto a los demás sindicatos del sector para coordinar acciones en conjunto, garantizando la unidad en la acción y lograr una propuesta salarial superadora de lo ofrecido el 03 de mayo.