El 16 de mayo el Río Paraná en el Puerto de Paraná marcó 3,97 metros, desde entonces no paró de reducir su caudal y hoy está más de un metro y medio por debajo. Este domingo el hidrómetro marcó 2,28 metros en la capital entrerriana. Es una altura que está casi un metro por debajo de la media de junio (3,35 metros), que los técnicos del Instituto Nacional del Agua (INA) calculan a partir del promedio de los años 1992/2016.

La bajante del Paraná deja a la vista un paisaje costero totalmente diferente a lo que reflejaba durante la temporada estival (cuando el río estaba a una altura normal). Ahora, la ribera paranaense aparece con largas extensiones de arena y barro, tanto en el balneario Municipal como en el Thompson y la zona de Bajada Grande. Además, en el puerto se formó un banco de arena en plena dársena.

“Hasta ahora las embarcaciones siguen pasando, pero desde el puerto de zarpada algunos barcos, sobre todo los areneros, tienen que regular la carga por cuestiones de seguridad, muchos salen con menos carga y deben hacer más viajes. Más allá de eso, hasta el momento la navegación entre nuestro puerto y el de Santa Fe es normal”, destacó Cristian González, jefe de Prefectura de Paraná, en referencia a la navegación de los grandes buques por el canal principal, a la altura de la capital entrerriana.

Además, destacó que hay puntos críticos pero en algunas zonas aguas abajo de Paraná, como por ejemplo en San Nicolás (altura menor a los 2 metros) donde necesitan la ayuda de remolcadores para continuar su derrotero.

“El año pasado tuvimos una bajante parecida en septiembre con 2,05 metros. Son épocas de bajante, en los últimos cinco años se dio entre los meses de julio y septiembre”.

Pronóstico poco alentador

El pronóstico del INA adelanta que la tendencia se va a mantener por los próximos días y estima que el río descenderá hasta los 2,24 metros hacia el 10 de julio. En este contexto, de constante bajante, influye que las precipitaciones suelen ser bajas durante los meses del invierno.

“Para mí va a estar más bajo si no hay lluvias, todo depende de las condiciones en el norte. Lamentablemente tenemos un río con una represa en el medio que es la que regula la altura, si bien la principal causa de esta bajante es la falta de precipitaciones”, sostuvo el prefecto.

En relación al régimen de lluvias, el último informe del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) indica que el fenómeno de El Niño —que estimula las lluvias en el centro del país y la región Litoral— ingresó a una etapa neutral. “De acuerdo a los modelos dinámicos y estadísticos, en el trimestre junio-julio-agosto se prevén condiciones neutrales con un 68% de probabilidad de ocurrencia”, precisan los técnicos del SMN.

Lo que esto significa es que la oscilación Niño/Niña no va a influir —generando mayor probabilidad de lluvias (Niño) o menor (Niña) durante los próximos dos meses y medio, que es un tramo del año en el que llueve poco—.

Tramo por tramo

El último informe del Sistema de Información y Alerta Hidrológico de la Cuenca del Plata analiza la situación de las principales regiones que atraviesa el Río Paraná. La tendencia general es de bajante, con la excepción del Río Paraguay.

— Río Paraná en Brasil: se registraron lluvias muy leves en territorio brasileño en la última semana y no se esperan nuevas precipitaciones esta semana. El caudal entrante a la represa de Itaipú aumentó levemente.

— Río Iguazú: los aportes de lluvia son leves, y la altura supera por poco los 10 metros en la desembocadura (10,60 metros), a la altura de la costanera de la ciudad Puerto Iguazú (el nivel de alerta es de 25 metros). Por lo que aún el nivel es inferior al normal.

— Río Paraguay: el caudal es levemente superior al normal y pronostican lluvias leves, según los técnicos del INA.

— Río Paraná, en el tramo argentino: los niveles son más bajos que los normales en Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires.

Puertos entrerrianos

En el puerto de La Paz, el Río Paraná también marca tendencia a la bajante y oscila los 3 metros (3,05 metros). Es una altura que está más de un metro por debajo de la altura media que es de 4,33 metros y está lejos del nivel de alerta (5,80 metros). En otros tramos de la cuenca los niveles también son bajos. En Diamante mide menos de 2,80 metros y en Victoria el nivel no llega a los 3,50 metros.

En la costa del Río Uruguay, la altura en los puertos entrerrianos marca diferentes panoramas. En Colón la altura 1,40 metros; en Concepción del Uruguay persiste la baja y está en 1,21 metros; Concordia tiene niveles más altos y continúa en crecimiento, llegando casi a los 4 metros (3,80 marcó este domingo). Mientras que Gualeguaychú indica el nivel más bajo y está pocos centímetros por encima del metro (1,12 metros), de igual manera el 20 de junio midió 98 centímetros, por lo está en leve crecimiento. Este río, y mucho más con la represa de Salto Grande, las altas y bajas son pronunciadas, y en general se dan en cortos períodos de tiempo, salvo excepciones como las grandes inundaciones de años atrás.