Camino hacia la ciudad de Baradero, en tren de campaña por su candidatura, Binner confesó que no se lamenta por sus palabras de ayer que motivaron una reacción de la presidente, Cristina Fernández: "No me arrepiento de ningún discurso, con todo el respeto a la investidura presidencial. No le hablo a una parcialidad sino a todos los argentinos", dijo el mandatario santafesino.

Citó otro ejemplo de obras que no son facilitadas por la Nación: "El plan Circunvalar está financiado por el Banco Mundial y sin embargo no hemos encontrado fondos suficientes", dijo, según publica el diario La Capital.

Por último dijo tener fe para una de las obras más deseadas por el socialista y que está trabada: "Creo que va a primar la razón y se va a construir el Puerto de la Música".

Más temprano, Binner contradijo las afirmaciones de Cristina respecto del "reparto equitativo" de los recursos nacionales y ratificó que, en ese sentido, "hay hijos y entenados", aunque aseguró no querer tratar a la mandataria de "mentirosa".

Binner respondió así a las afirmaciones de la Presidente realizadas ayer durante un acto oficial que se llevó a cabo en el Parque España de Rosario. Tras un discurso de Binner inusualmente duro, Cristina afirmó entonces que su Gobierno "no toma decisiones mirando el color político" de gobernadores e intendentes y resaltó que "el 40 por ciento de los desembolsos en parques industriales fue para Santa Fe".

"No quiero tratarla de mentirosa, quiero creer que está mal informada", manifestó esta mañana el candidato a presidente del Frente Amplio Progresista, tras lo cual aseguró que "Santa Fe no está entre las privilegiadas". "El programa ‘Argentina Trabaja’ no llegó a la región, no es que han llegado pocos (planes), no llegó nada. Acá hay hijos y entenados", sostuvo, en declaraciones a Radio 2 de Rosario.

El gobernador santafecino luego afirmó que no ha discriminado "ni a un solo municipio o comuna por color político, en cambio, los que son afines al gobierno nacional reciben beneficios extra de la Nación".

"Cuando se llega a la Presidencia se llega para gobernar a todos por igual", reprochó. Por eso, pidió "cambiar la política clientelar" por una de "acceso a los derechos" que reconoce la Constitución.

Al respecto, Binner recordó que días pasados sus colaboradores sacaron "fotos" al volver de un acto en Rosario que mostraban la llegada de elementos enviados por el gobierno nacional para sectores necesitados. "Vimos la situación, pero no podemos entrar en ninguna acusación", admitió.

Con esa denuncia habían comenzado los cruces entre Binner y el Gobierno nacional. El santafesino denunció clientelismo, horas antes de que Cristina arribara a Rosario, y Nilda Garré le saltó con los tapones de punta.