En relación a los reclamos salariales que se realizarán durante 2012, Venegas ubicó en un "27 o 28 por ciento" el nivel de inflación y por eso opinó que "nadie puede ir debajo de eso, las bases no van a permitir que se hagan acuerdos por debajo del 30 por ciento".

Venegas, que ayer impidió la entrada del delegado normalizador del Renatre, el organismo que fue disuelto por el Gobierno y reemplazado por el Renatea, advirtió en diálogo con Radio 10 que "con este mismo esquema van a avanzar sobre las obras sociales".

El referente sindical, quien reafirmó la distancia entre Moyano y el Gobierno, afirmó que el líder de la CGT "tiene que terminar su mandato en julio", pero evitó opinar sobre quién debería ser su sucesor al explicar que "como siempre, nos juntaremos todos los gremios y decidiremos quién tiene que seguir al frente" de la central obrera.

El enfrentamiento entre el Gobierno y la UATRE recrudeció porque ayer entró en vigencia la ley 26.727 que crea un nuevo régimen de trabajo agrario que establece la disolución del Renatre y la creación del Renatea, un organismo autárquico dependiente del Ministerio de Trabajo que absorberá sus funciones.

Tomada

En ese contexto, Venegas apuntó contra el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, a quien acusó de "vivir toda la vida de los trabajadores" y sostuvo que la normativa "destruye a los trabajadores rurales".

"Tomada está subordinado al poder político del Estado, tiene que tener un poco de dignidad", cuestionó Venegas y reveló que se presentó un amparo judicial para dejar sin efecto la norma porque "no se votaron todos los artículos" en el Congreso.

Al ser consultado sobre el vínculo entre el Gobierno y la CGT, estimó que "no creo que sea buena" y señaló que si después del recurso judicial que presentaron logran un fallo favorable "tenemos que sentarnos con todas las organizaciones gremiales y saber que este Gobierno va directamente contra el modelo sindical"..