La presidente ridiculizó la protesta al señalar que “la movilización obrera, que además eran 50” personas “terminó casi en un vodevil” y  señaló que las autoridades se vieron obligadas a movilizar un centenar de efectivos de Gendarmería sobre la Autopista Ricchieri desafectando así ese personal a tareas de seguridad.

Pero al día siguiente Venegas señaló que la protesta de los trabajadores de la Uatre contó con la presencia de unos 15.000 trabajadores en “más de 80 manifestaciones” realizadas simultáneamente en otros puntos del país.

El reclamo que reivindicó el gremialista es por el aumento acordado con las entidades agropecuarias empresarias para los trabajadores rurales que fue del 35,7 por ciento. El gobierno, según explicó, solamente autorizó una suba del 25, eliminando a los trabajadores un 10,7 por ciento que ya habían aceptado los empresarios del campo.

“La Presidente se contradice, porque primero asegura que los trabajadores rurales son los peor pagos y después les quita el 10,7 por ciento del aumento arreglado entre los empresarios y los trabajadores”, disparó Venegas en la conferencia de prensa brindada este miércoles y aseguró que “las protestas van a continuar”.

“Nosotros no estamos en contra de la gente, todo lo contrario, le pedimos a todos los trabajadores que nos acompañen en esta lucha, y les pedimos disculpas si se tienen que detener en la ruta unos minutos para que los manifestantes les entreguen el material que están repartiendo”, aclaró.

Según Venegas la negativa del gobierno para homologar el aumento salarial no tiene justificación. “El Ministerio de Trabajo no argumentó, sólo no quiso dar el aumento. Además es la tercera reunión que tenemos en la Comisión Nacional de Trabajo Agrario por este tema. Hay acuerdo de partes y el Gobierno no lo homologa”, sostuvo el sindicalista.

Sin embargo, el Momo no dejó pasar las chicanas de Cristina Kirchner sobre la protesta al calificarla como “mamarrachesca”. “La Presidente dice que esto es un mamarracho y un cocoliche, pero son los mismos mamarrachos y cocoliches que la acompañaron a ella y a su marido en el 2003 para que fueran gobierno a pesar de que en ese momento tenían el 6,5 por ciento de intención de voto”, retrucó Venegas.

El gremialista también alertó sobre la avanzada del Ejecutivo en el Congreso cuando a mediados de 2010 elevó a Diputados una reforma al régimen de trabajo rural cuya intención de fondo asegura es “apropiarse del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores” (RENATRE), integrado por la entidades patronales, el gremio y el Ministerio de Trabajo de la Nación.

El Registro de Trabajadores Rurales incrementó la inscripción de asalariados del campo de unos 15 mil a cerca de 800 mil beneficiarios desde que la ley que lo creó fue sancionada en 1999, aunque la puesta en marcha de la norma recién se hizo efectiva a partir de 2002/03.

La iniciativa de ley a la que hizo referencia Venegas pone en la órbita del Ministerio de Trabajo el Registro, el que desaparece para constituirse en otro tipo de ente integrado por “otras” organizaciones además de los trabajadores rurales y las organizaciones que conforman la Comisión de Enlace de las cuatro entidades del campo.

La explicación de Venegas, un hombre muy cercano a Eduardo Duhalde, fue que todas estas acciones del Gobierno se deben a la “persecución política” que hace tiempo viene haciendo en contra de la UATRE y su persona.

“Hacemos responsable al Gobierno Nacional sobre cualquier medida que tome en contra del RENATRE, de OSPRERA (la obra social del gremio) o de la UATRE. Lo hacemos responsable por la persecución política que viene haciendo, no sólo contra la organización gremial, sino también contra mi persona y todos los compañeros que son parte de estas instituciones”, advirtió el sindicalista.

Todavía está fresco el recuerdo de la detención a la que fue sometido Venegas a comienzos en febrero de este año por parte del juez Federal Norberto Oyarbide en la causa de la mafia de los medicamentos. Tras una movilización del gremio y la dirigencia política de la oposición, el magistrado lo liberó para postergar la declaración indagatoria casi indefinidamente.

Venegas reconoció “mucha sorpresa” por la “persecución” del las autoridades tanto a su trabajo, como el Gremio y el RENATRE, ya que han sido reconocidos mundialmente y tomados como ejemplo.

“Esta semana voy a presidir una reunión de agricultura en Mar del Plata como Presidente del Comité Ejecutivo Mundial de Agricultura de la UITA. Soy el representante de todos los trabajadores agrícolas del mundo y miren lo que me está pasando en mi país”, sostuvo.

Fuente: El Enfiteuta