Tal como lo había hecho el mismo día de su triunfo en las elecciones en la ciudad de Córdoba, el radical Ramón Mestre volvió a esbozar críticas hacia la conducción nacional del partido, y advirtió que la UCR "necesita un recambio generacional".

En una entrevista concedida a un matutino porteño, Mestre también afirmó que el radicalismo "perdió el contacto con la gente", y dijo que es necesario "volver a las fuentes".

"Como partido nacional y popular, el radicalsimo tienen la necesidad de volver a abrevar en las fuentes, volver a tener una relación cara a cara con los vecinos, escucharlos y conocer sus problemáticas, además de plantearles las propuestas sobre cómo solucionar los problemas", sostuvo Mestre, quien le devolvió al partido la intendencia de Córdoba después de 16 años.

Mestre, de 39 años, amplió su crítica hacia el centenario partido, y dijo que "la UCR no solamente tuvo errores de gobierno graves, sino también un excesivo internismo y falta de contacto con la gente. Cuando existe un partido unido, una propuesta seria, se vuelve a la calle y existe renovación; sucede lo de Córdoba: que un senador que tiene 39 años pueda ser intendente del segundo distrito del país".

El actual senador nacional aseguró que trabajará "para reconstruir la UCR. Es lo que necesita en todo el país: que se dé el recambio. A todos los partidos les hace falta que los jóvenes ocupen un espacio".