La actual presidenta de la comisión de Derechos Humanos de Diputados cuestionó que "aquellos que dicen representar a la juventud organizada, la renovación y una mística diferente se hayan expresado de la misma forma que esa dirigencia política que la mayoría de la sociedad repudia".

"Las mujeres tenemos el derecho y la obligación de hacer política, vestidas con los que nos haga sentir mejor, cómodas y a gusto. Es triste que se utilice las peores expresiones de la sociedad machista para deslegitimar a los que actuamos a conciencia sobre lo que queremos representar", aseguró.

La legisladora de Libres del Sur detalló que "en el primer acto del Congreso que tuvieron la oportunidad de aparecer como lo nuevo (los jóvenes de La Cámpora) no hicieron más que insultar e intentar acallar aquellos que hacemos de la política una herramienta para cambiar la realidad y para marcar aquellas cosas de la sociedad que todavía faltan".

"No les importa hacerle campaña a (el intendente de Merlo, Raúl) Othacehé, (el gobernador bonaerense Daniel) Scioli o (el mandatario formoseño) Gildo Insfrán; no les importa legitimar la deuda externa; erigir como su referente juvenil al ex CEMA (Amado) Boudou y acordar con las cúpulas más retrógradas en las universidades públicas, entre otras prácticas de la vieja política", subrayó la dirigente de Frente Amplio Progresista.

"Resulta realmente paradójico, además, que sus agresiones sean de tono sexista, denigrando a la mujer, cuando su principal referente político es precisamente una mujer", afirmó Donda, en referencia a la presidenta Cristina Fernández.

La legisladora nacional apuntó que, "sabiendo de quiénes vinieron aquellos insultos, no puedo sentirme ofendida. Esa juventud no expresa las ganas de construir una sociedad más justa".