La presidente, que estuvo flanqueada por Amado Boudou y Julián Domínguez, recordó a Néstor Kirchner desde el inicio de sus palabras. “Hoy no es un día fácil para esta Presidenta, pese a la alegría y la contundencia del voto popular falta algo, falta alguien", advirtió Cristina, que incluso mencionó al ex presidente en la jura.

Durante el discurso, la jefa de Estado desarrolló dos ejes principales de su gestión. En primer lugar, la política de Derechos Humanos llevada a cabo por el kirchnerismo. En segundo lugar, la política de desendeudamiento que inició Kirchner.

Pero en la oratoria de Cristina prácticamente no hubo anuncios para la segunda gestión. Lo más destacable fue el anuncio de la creación de dos nuevas áreas en el gabinete económico: la Secretaría de Comercio Exterior y la Secretaría de Competitividad. De esta manera, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tendrá mayores atribuciones.

“En estos tiempos que vienen donde hablamos de sintonía fina, vamos a tener en el ámbito del ministerio de economía una Secretaría de Comercio Exterior junto con la de Comercio Interior, como en todos los países del mundo", señaló la presidenta, que explicó que la decisión se tomó “para que las dos sean al mismo tiempo las dos caras de una moneda, que es en definitiva el comercio de la República Argentina, y no puede estar dividida".

El mensaje más duro de la presidenta fue hacia los gremios: remarcó que en su administración "hay derecho de huelga, no de chantaje ni de extorsión".

"Para los que nos critican y reivindican a Perón, sepan que con nosotros sí hay derecho de huelga, pero no de extorsión", advirtió Cristina en un claro mensaje a Hugo Moyano.

"Creo que me siento no con autoridad pero sí tal vez con la experiencia de reclamar a todos la misma responsabilidad. Hemos llegado a un punto de crecimiento importante, necesitamos el esfuerzo", convocó la mandataria en su discurso ante la Asamblea Legislativa.

Con respecto a la situación económica, Cristina evitó hablar de la inflación y de la quita de subsidios. Aunque reservó un párrafo para la corrida del dólar, al señalar que su gobierno tuvo que "soportar cinco corridas cambiarias que las corporaciones hicieron creyendo que este gobierno iba a ceder". "Que se den por notificados, yo no soy la presidente de las corporaciones, soy la presidente de los 40 millones de argentinos", advirtió.