La relación entre el gobierno de Cristina Fernández y Hugo Moyano volvió a tensarse hoy luego de que los hijos del jefe de la CGT salieran a coro a reclamar el incremento del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, tras amenazar con un "paro y una movilización" si no hay respuesta a esa demanda.

En declaraciones que sonaron como un desafío al público pedido de la Presidenta para que quienes participen en protestas sociales no corten más calles, el diputado electo Facundo Moyano y su hermano Pablo, secretario adjunto del Sindicato de Camioneros, renovaron el pedido para que se modifique el piso a partir del cual los trabajadores pagan ese impuesto.

"Si se quiere tomar como una amenaza, que se tome como una amenaza", aseveró Facundo, líder de la Juventud Sindical, al avisar que los trabajadores realizarán un "paro" y saldrán a "protestar en la calle" si el Gobierno no determine cambios en un tributo que impacta de lleno en el bolsillo de los asalariados.

Este tema y el reclamo para avanzar en el proyecto de reparto de ganancias, formulado por Hugo Moyano el 27 de octubre pasado durante el homenaje a Néstor Kirchner en el primer aniversario de su muerte, pareció enrarecer aún más el difícil vínculo que en los últimos tiempos mantiene el poder central con el líder cegetista.

En medio de los ruidos en la relación de la CGT con el Gobierno y la embestida de sectores sindicales opositores que buscan una salida anticipada del camionero de la central obrera, los hijos del veterano líder sindical doblaron la apuesta al salir hoy en bloque por los medios de comunicación para hacer oír sus demandas.

Pablo Moyano avisó que "hasta acá se llegó" con el mínimo no imponible como está hasta ahora, y juzgó "preocupante" que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, haya expresado su rechazo al proyecto que busca repartir las utilidades empresarias con los empleados.

"En 2008, cuando se venía abajo el Gobierno, fue Camioneros, fue (Hugo) Moyano, los que hemos llenado la Plaza de Mayo, los que hemos estado en la ruta cuando prácticamente había un golpe de Estado", también recordó el segundo de su padre en el gremio de los transportistas.

Justamente, la jefa de Estado -quien anoche partió a Cannes, Francia, para participar de la Cumbre del Grupo de los 20 (G-20) y reunirse con su par estadounidense, Barack Obama-, pidió ayer que los manifestantes no dejaran de protestar, pero que eligieran un espacio como la Plaza de Mayo para hacerlo, para no interrumpir la libre circulación de la ciudadanía. Incluso, Pablo Moyano les envió un elíptico mensaje a los jóvenes dirigentes del movimiento kirchnerista La Cámpora, al inquirir "a ver qué hacen" cuando asuman las bancas en el Congreso que ganaron en las últimas elecciones.

"Esperemos que con esta nueva composición, esta (agrupación) que cantaba la marcha (peronista) durante la campaña… han entrado varios diputados dirigentes gremiales, los jóvenes, con la rebeldía que tienen, vamos a ver qué hacen", azuzó el sindicalista, en referencia a los militantes de La Cámpora.

Insistió en que "esperemos que todo eso, a partir del 10 de diciembre, lo que han mostrado en la campaña, ‘el movimiento nacional y popular’, lo demuestren apoyando las leyes en beneficio de los trabajadores".

"Cuando el Gobierno se caía, fuimos nosotros los que mantuvimos el modelo", insistió Moyano al rememorar el conflicto con el campo.

Y sobre los diputados oficialistas que asumirán en diciembre, dijo esperar que con "esta nueva composición" apoyen los proyectos que impulsa la Confederación General de Trabajadores (CGT).

Esta mañana, Facundo Moyano insistió en sus reclamos a la Casa Rosada: "Estos números, tanto el del tope de las asignaciones familiares como el del mínimo no imponible, están totalmente desactualizados. Si digo ‘voy a hacer un paro o voy reclamar (de otra forma)’, es porque hay una necesidad y esta necesidad es generalizada".

"Es una realidad que se tiene que atender y, de hecho, si no se atiende, seguramente, como lo manifestó Pablo Moyano y otros dirigentes gremiales, va a haber conflicto. El (por su hermano) dijo: ‘Vamos a protestar en la calle’", concluyó.