En su estreno como candidato presidencial, el gobernador santafesino ganó en los barrio de Recoleta, Caballito, Palermo y la comuna 13, que componen Núñez, Belgrano y Colegiales, según los datos del escrutinio de los comicios generales de ayer.

Sin postulante presidencial por el PRO, la fuerza del reelecto jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, los electores capitalinos se inclinaron mayoritariamente por la Presidenta y en segundo término por Binner, tal como ocurrió a nivel nacional.

La jefa de Estado obtuvo su mayor caudal de sufragios -un 50,03 por ciento- en la comuna 8, que componen los barrios de Soldati, Villa Riachuelo, Lugano, el sector más humilde del distrito y tradicionalmente peronista.

También obtuvo un destacado 45,13 por ciento en otra de las comunas de menor poder adquisitivo de sus habitantes, la número 4 que integran La Boca, Barracas, Parque Patricios y Nueva Pompeya.

El voto del peronismo opositor estuvo repartido entre los diferentes barrios porteños entre Eduardo Duhalde y Alberto Rodríguez Saá, que tuvieron un promedio de 10 por ciento cada uno.

El radical Ricardo Alfonsín recogió un porcentaje similar, pero muy lejos a los años en que los "boinas blancas" eran los dueños de la adhesión mayoritaria de los porteños.

La diputada Elisa Carrió evidenció la debacle de su principal caudal electoral: en las presidenciales del 2007 se impuso en Capital Federal por 37,68 a 23,64 por ciento de Cristina Fernández; ayer sólo recolectó un promedio de 5 por ciento en el desagregado de comunas.

Jorge Altamira, el candidato del Frente de Izquierda, tuvo una media de 3 por ciento.