Como en las primarias, Hermes Binner fue el candidato presidencial más votado en Rosario. Sin embargo, no le alcanzó para imponerse en la provincia que lo ungió gobernador y volvió a elegir a su partido para los próximos cuatro años. El Frente Amplio Progresista (FAP) obtuvo en el territorio santafesino el 39 por ciento de los votos, dos puntos por debajo del Frente para la Victoria de Cristina Kirchner.

Escrutadas el 96 por ciento de las mesas, en Rosario el gobernador logró el 42 por ciento de los sufragios, cuatro puntos más que en agosto pasado. Eso lo posicionó por encima de la presidenta, que quedó en segundo lugar con el 41. Muy por debajo se alistó el resto de los candidatos: Alberto Rodríguez Saá (4,6), Eduardo Duhalde (3,6) y Ricardo Alfonsín (3,5).

Binner también volvió a ganar en el departamento Las Colonias, donde incluso duplicó la diferencia que le había sacado al Frente para la Victoria en las primarias. Y mejoró su actuación en otros tres departamentos que en agosto le habían dado la victoria a Fernández de Kirchner: Caseros, Castellanos y San Martín.

No obstante, el crecimiento de la figura del gobernador desde las primarias no le alcanzó para ganar la provincia. En primer lugar, porque en el territorio santafesino ya había hecho una buena actuación, pero también porque la estrategia kirchnerista de prestar suma atención a la campaña provincial rindió sus frutos. Encima, la diferencia en el departamento Rosario tampoco fue tan grande, aunque las 45 mesas testigo de los socialistas sumaban en la ciudad 10 puntos de diferencia (con 47,30 por ciento para Binner y 36,01 para Fernández de Kirchner).

Fuente: lacapital.com.ar