Ante 3.500 personas que colmaron la sala, Binner afirmó que “es urgente que la política recupere la credibilidad y la capacidad de construir una sociedad más justa”, al tiempo que señaló: “Es la propia gente la que nos indica que es preciso una nueva forma de gobernar”.

“Estoy muy contento, muy feliz. Hemos logrado presentar a la sociedad este maravilloso programa de gobierno que expresa un proyecto de Nación. Este programa es producto de mucho trabajo y esfuerzo, tiene una historia y marca que hay un espacio que se está llenando. Estamos trabajando para gobernar el país -enfatizó Binner-, por eso esta no es una convocatoria a un sector sino a todos los argentinos y argentinas”.

“Estamos transitando un camino de construcción, de esperanza, de ideas y propuestas, hay una necesidad de crear una nueva forma de convivir y de entendernos, a través del diálogo, la participación y el consenso para lograr una Argentina mejor. Por eso decimos que la crisis de la Argentina hoy es política más que económica; tiene que ver con la concentración de las decisiones”, señaló el candidato presidencial del FAP.

“Queremos más diálogo y menos monólogos, pensando en que podemos salir de la crispación, de la Argentina del blanco y negro, y construir un país en celeste y blanco”, sostuvo.

“Hoy estamos presentando lo que nos comprometemos a hacer, como lo hicimos en cada período que nos tocó gobernar Rosario y también en la provincia de Santa Fe hace cuatro años”, recordó Binner. “Queremos recuperar la confianza de la gente a través de la propuesta que hoy presentamos, por eso le decimos que la guarden”, añadió.

A continuación, Binner detalló los lineamientos principales del programa de gobierno del FAP, que se estructura en cuatro partes: Un mejor Estado para todas y todos los ciudadanos; Innovación, cultura y conocimiento como nuestra mejor inversión; Derecho a tener derechos; y Solidaridad con el futuro la economía y el territorio sustentable.

“El Estado tiene que cambiar, estar cerca de la gente, promover derechos y todo lo que significa una mayor igualdad de oportunidades en un momento en donde persiste tanta desigualdad. El discurso oficial nunca menciona la cuestión social, sólo se habla de asuntos vinculados a la economía”, indicó.

 “Necesitamos una mejor política y eso significa un Estado descentralizado, construido de abajo hacia arriba, que reconozca que las provincias son preexistentes a la Nación y hay derechos constitucionales y necesidades de integración”, describió Binner más adelante.

“También necesitamos una educación que no sólo sirva para aprender a leer sino a pensar, como dijo Onésimo Leguizamón al promover la ley 1.420. Para ello es necesario defender ese binomio que forman el maestro y el alumno y garantizar el bienestar docente”, afirmó.

“De la misma manera, cada argentino debe tener acceso a la salud y cada jubilado al 82% móvil, como lo perciben en la provincia de Santa Fe. En un país tan extenso no puede haber ciudadanos que no puedan acceder a una vivienda y haya ocupaciones de terrenos, y encima después, ser reprimidos”, enumeró.

“No somos una promesa o una fuerza testimonial, somos un conjunto de hombres y mujeres con la capacidad, la experiencia y la determinacion para trabajar juntos por una Argentina que recupere protagonismo en el mundo y que permita el desarrollo equilibrado de su territorio y de sus habitantes”, concluyó Binner.