El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, aseguró que fueron "entre 60 y 70 vuelos" los cancelados hoy en el Aeroparque Jorge Newbery, como consecuencia de la presencia de cenizas volcánicas, en tanto que en el aeropuerto de Ezeiza "prácticamente" se habían "cancelado todas las operaciones" desde el mediodía.

Por ese motivo, el funcionario recomendó a quienes tuvieran pasajes para volar hoy que evitaran acercarse a las terminales aéreas, porque consideró "muy cerrado" el panorama respecto de la posibilidad de normalizar la actividad en lo que resta de la jornada.

Schiavi pidió a los viajeros que tengan "prudencia" y que "no vayan" a los aeropuertos del Área Metropolitana, sino que se informen a través de las páginas Web y de las centrales telefónicas de las compañías acerca de la "reprogramación" de sus vuelos, para evitar colas y aglomeraciones de personas.

En ese sentido, expresó que por la tarde había unas 600 personas concentradas en el aeroparque haciendo cola para informarse sobre sus vuelos cuando estaban "todos los call center funcionando", lo mismo que las páginas de Internet de las compañías.

A las 18, Schiavi advirtió que la situación generada por las cenizas "se complicó un poco más porque la nube estaba precipitando mucho en la Capital Federal y el Area Metropolitana".

Por efecto de los fuertes vientos, las cenizas del volcán chileno Puyehue acumuladas en tierra en la zona patagónica se trasladaron desde ayer en forma de nube hacia el noreste del país

.Por eso, "se han cancelado prácticamente todas las operaciones" en Ezeiza y el aeroparque fue cerrado tanto para arribos como para partidas, explicó el secretario.

Si bien no era posible prever cuándo se normalizará la situación, las autoridades aeroportuarias, indicó Schiavi, estaban esperando que "termine la precipitación (de cenizas) en la región", tras lo cual el aeroparque de la Capital Federal será "cerrado" para "poder limpiarlo", lo que demandará unas "tres horas de trabajo", estimó.

En cuanto a Ezeiza, manifestó que estaba previsto para el resto de la jornada la actividad de "muy pocos vuelos", porque únicamente "una aerolínea brasileña podría sacar uno o dos" aviones, mientras "el resto de las que estaban llegando hoy a la noche están cancelados".

Según Schiavi, la situación "va a generar problemas, sin dudas", aunque comentó que "no es culpa de ninguna compañía" sino del clima".

Por la mañana, Aerolíneas Argentinas había suspendido tres vuelos, mientras que LAN Argentina había adelantado en un comunicado que estaban "afectadas sus operaciones" en esa terminal.

LAN explicó que las tempranas suspensiones de los vuelos a Neuquén, Tucumán, Salta e Iguazú obedecían a "la notificación de reportes oficiales que indican la presencia de ceniza volcánica en el espacio aéreo del aeroparque".

La empresa reportó que analizaba "la información oficial que recibe actualizada y ha dispuesto afectar sus vuelos hasta tanto las condiciones sean favorables y resulten compatibles con los máximos estándares de seguridad".

El volcán chileno Puyehue está emitiendo cenizas desde junio pasado que afectan a la Argentina según la rotación de los vientos, aunque en las últimas horas no estaba generando mayores emisiones sino que los vientos muy fuertes en la zona patagónica levantaron el material volcánico depositado en tierra.

Así, vientos de hasta 80 kilómetros por hora que levantaron la ceniza provocaron desde ayer trastornos en los vuelos del aeropuerto de Bariloche y obligaron a las autoridades a cerrar rutas en Río Negro y Neuquén por la nula visibilidad.

El cierre afectó en esta última provincia a la ruta nacional 237 entre la capital neuquina y la intersección con las rutas 40 y 231, en el sur provincial.

Los paredones de ceniza que se fueron formando tornaron nula la visibilidad y provocaron dos accidentes ayer en cercanías de Villa Llanquín, y otros dos sobre la ruta 231, en Neuquén.

En todos los casos las consecuencias de los impactos se redujeron a heridos leves.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió hoy un informe especial en el que advirtió sobre "vientos muy fuertes a fuertes" en la zona cordillerana del centro y sur de Neuquén, oeste y centro sur de Río Negro.

En tanto, para el llano de esa región advirtió que los vientos serán "fuertes a regulares del sector sur" y a partir de mañana está previsto que vayan disminuyendo las ráfagas a intensidades moderadas.

Para mañana los vientos serán de leves a regulares, aunque comenzarían a presentarse lluvias en la zona lo que podría aplacar la ceniza en suspensión.