De este modo, los gremialistas de Uatre ganaron una batalla importante, pero la ‘guerra’ no terminaría aquí ya que es de esperar que el Gobierno apele la decisión judicial. De continuar, el conflicto podría llegar hasta la Corte Suprema, que tiene la capacidad de declarar la inconstitucionalidad de una ley.
Cabe recordar que la semana pasada, trabajadores rurales del gremio UATRE habían impedido el ingreso del delegado normalizador del Ministerio de Trabajo, Oscar Maffe, a la sede del Registro Nacional de Trabajadores Rurales (RENATRE), que a partir de ese viernes (06/01) quedó disuelto y fue remplazado por el Registro Nacional de Trabajadores y de Empleadores Agrarios (RENATEA).
Maffe se presentó en la sede ubicada en San Martín al 500, junto al escribano general del Gobierno y otros funcionarios del ministerio de Trabajo, pero un grupo de trabajadores -identificados con gorras blancas de la UATRE- les negaron el acceso al edificio.
El 6 de enero entró en plena vigencia la ley 26.727 que crea un nuevo régimen de trabajo agrario, que establece la disolución del RENATRE y la creación del RENATEA, un organismo autárquico dependiente del ministerio de Trabajo que absorberá sus funciones.
"No vamos a permitir ningún atropello. Estamos en contra de esta ley confiscatoria del gobierno", gritaban entonces los manifestantes en relación a la ley, promulgada el 27 de diciembre pasado.
"Hemos querido tomar posesión del cargo, pero gente no identificada no me ha permitido el acceso a las instalaciones. Procedemos a retirarnos y se continuará con las acciones judiciales correspondientes", explicó Maffe en declaraciones a la prensa.
El funcionario indicó que venía "a tomar posesión del cargo de delegado normalizador", para el cual fue designado, con carácter transitorio, por un decreto por el término de 60 días, y que su misión consistía en "dar continuidad a las acciones que estaba desarrollando el RENATRE, en cabeza del nuevo organismo creado, el RENATEA".
Según precisó, la ley 26.727 establece la creación de un Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (RENATEA), que absorbe las funciones del RENATRE y aseveró que los trabajadores del organismo "van a tener la continuidad que esta prevista en la ley".
Por su parte, Venegas aseguró que los trabajadores del gremio permanecerían en la sede del RENATRE para resistir el ingreso del delegado normalizador porque advirtió que la ley que reemplaza el organismo por el RENATEA "es un atropello a la democracia".
Ese día, Venegas había indicado que la UATRE esperaba que la justicia dé lugar a recursos de amparo presentados por el gremio, que considera que el régimen para el trabajador rural que reemplaza el RENATRE por el RENATEA, "es inconstitucional" porque "hay muchos artículos que no hay sido votados y están en la ley" por la Cámara de Diputados.