El reclamo, que hace dos semanas se tradujo en un cese de actividades por tres horas y contó en esa ocasión con el apoyo de las Cámaras Empresarias, “hasta el momento está firme”, dijeron voceros gremiales, al admitir que podrían reanudarse en las próximas horas las negociaciones entre las partes, como lo solicitó la semana pasada el gobierno nacional.

Los motivos del reclamo son los problemas de abastecimiento y el cierre de estaciones de servicio por falta de renovación de contratos. La semana pasada, el secretario gremial de Foesgra, Andrés Doña, había manifestado que el interés sindical pasa por “resolver el conflicto” y alertó que “cada vez hay más venta de autos en el país y cada vez menos combustible”.

“Hemos estado en discusión con las compañías petroleras debido al problema estructural que aqueja nuestra actividad y que no hemos podido solucionar. Nosotros no queremos ni siquiera movilizarnos, nosotros queremos resolver el conflicto”, indicó.

En tanto, “el gremio espera algún guiño por parte del Ministerio (de Planificación) ya que se había comprometido a interceder ante YPF”, comentó el presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Corrientes, Carlos Gold.

La semana pasada, el gobierno nacional anunció que para evitar que el conflicto arruine la celebración de las fiestas de fin de año, decidió tomar cartas en el asunto y convocaba a una reunión a empleados y dueños de estaciones de servicio. Sin embargo, el encuentro no se realizó y los estacioneros esperan que sea inminente alguna negociación con la cartera energética.