El escrito presentado por Schoklender también señala que existirían otras cuentas en un banco de las Islas Canarias, en Italia y en Francia.

Ante esta información, el juez federal Norberto Oyarbide ya mandó a España, mediante Cancillería, un exhorto para solicitar información sobre la cuenta bancaria que denuncio Schoklender.

Además, Schoklender reveló que dinero de la Fundación se utilizó para financiar campañas políticas. En el texto, asegura tener documentación para respaldar sus revelaciones: facturas de gastos de campaña por más de $ 1.500.000 de la presidente Cristina Fernández, el ministro de Economía, Amado Boudou, y el subsecretario de obras públicas de la Nación, Abel Fatala, pagadas por la Fundación.

Rreveló también que los aviones privados de Meldorek fueron también usados por funcionarios públicos, entre ellos el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich; el subsecretario de Obras Públicas, Abel Fatala; la ministra de Industria, Débora Giorgi; y el sindicalista Pablo Moyano.

También dijo que existen contratos originales firmados por la empresa Meldorek –la constructora de Schoklender que manejaba las obras de las Madres– con los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, de Buenos Aires, Daniel Scioli y el intendente de Tigre, Sergio Massa. Aunque voceros de Massa, Scioli y Capitanich desmintieron esa versión.

Desde la Asociación confirmaron a los diarios ‘Clarín’ y ‘La Nación’ que la cuenta que menciona Schoklender efectivamente existió en la Caja de Asturias, pero alegaron que se trataba de una caja de ahorros donde municipios de ese Estado ibérico depositaron donaciones para la Asociación y aseguraron que fue cerrada hace 5 años.