Al menos cuatro personas resultaron heridas hoy cuando la policía de Santa Cruz reprimió con balas de goma y gases lacrimógenos a trabajadores estatales que se oponen a proyectos de ley para enfrentar la "emergencia económica y previsional".

El vicegobernador santacruceño, Fernando Cotillo, suspendió hoy sin fecha la sesión que debía tratar proyectos de ley para enfrentar la "emergencia económica", tras la represión frente a la Legislatura, y los ocho diputados de La Cámpora dijeron que renuncian a sus bancas.

Los legisladores kirchneristas exigieron también que renuncien a sus cargos dos funcionarios provinciales de esa corriente partidaria.

"La Cámpora se retira de la gestión del gobernador Daniel Peralta?", aseguraron.

Un buen número de diputados permanece dentro del recinto y piden garantías para poder salir. Los empleados de Servicios Públicos cortaron el suministro eléctrico, informa OPI Santa Cruz.

La tensión por el ajuste iniciado por el gobernador Daniel Peralta va creciendo en Santa Cruz. Es que en medio de manifestaciones y represión contra los gremios, el Ejecutivo fracasó en su intento de aprobar la emergencia económica previsional que eleva la edad jubilatoria en unos diez años promedio. Finalmente, luego de los enfrentamiento y de diferencias internas con La Cámpora, el vicegobernador, Fernando Cotillo, anunció la suspensión de la sesión en la Cámara de Diputados.

Según el relato de los integrantes de la denominado Mesa de Unidad Sindical, la Infantería ingresó al patio interno de la Cámara y arrojó gases lacrimógenos. También disparó balas de goma contra los gremialistas que respondieron con piedras.

“Hubo un enfrentamientos, ahora la infantería está apostada. Ingresaron a la fuerza, tiraron balas de goma y quedaron dos compañeros golpeados aunque por suerte no es gravedad. Se vivieron momentos de tensión, hay compañeros de distintos sectores, familias que nos apoyan”, dijo el titular del gremio docente ADOSAC, Pedro Muñoz. También habría dos policías heridos.

Sucede que los gremios intentaban impedir que los diputados del oficialismo –que cuenta con 22 de los 24 legisladores que componen la Cámara- llegaran al recinto para sesionar. Por eso, la Infantería intentó despejar el camino para el ingreso de los diputados.

El vicegobernador, Fernando Cotillo, debió ingresar a la Cámara disfrazado de policía, según pudo saberse.  En 2005, cuando era intendente de Caleta Olivia, y los municipales también tomaron medidas de fuerza, debió disfrazarse de bombero para salir del Municipio.

La iniciativa enviada por el Ejecutivo es ampliamente rechazada por los gremios. Prevé la elevación de la edad jubilatoria de 54 a 65 años en los hombres y de 50 a 60 en las mujeres, la eliminación de la movilidad y el agregado de aportes extraordinarios, de entre el 3 y el 17 por ciento para los jubilados y del 2 al 5 por ciento para los activos.

En tanto, para los docentes, que hoy se jubilan sin límite de edad, el Ejecutivo quiere que los hombres se retiren a los 60 años y las mujeres a los 57 años, con aportes durante 30 años. De todos modos, existiría una cláusula por la cual los trabajadores podrán jubilarse como en la actualidad, pero serán penados con el descuento de los aportes personales y patronales hasta que cumplan la edad nacional.

Sesión suspendida y rumores de renuncia

De todos modos, Cotillo confirmó que la sesión finalmente se suspendió porque que “no están dadas las condiciones por un corte de luz en el edificio, falta de personal y por no estar dadas las condiciones fuera del edificio”.

“No se sabe cómo continuará la situación”, dijo a Tiempo FM de Santa Cruz. Sin embargo, luego se conoció que los diputados de La Cámpora -8 sobre 22 oficialistas- no quisieron acompañar el paquete de medidas porque “afecta derechos de los trabajadores”.

En ese sentido, el legislador Matías Bessi, explicó a la misma radio que La Cámpora se abstenía de votar el ajuste porque “la situación no da y en algún punto son cuestiones que tienen que ver con profundizar un modelo de gestión que se inició en 2003 y con un responsable como el gobernador Peralta a la cabeza y algunos componentes sindicales que acompañaron”

“En algún punto debe haber un acuerdo entre el gobernador y algunos líderes sindicales que están allá abajo como Garzón y Muñoz, que, por otro lado, entendemos que están defendiendo algunos aspectos sindicales que van en desmedro de algunos trabajadores municipales y de la 591”, indicó.

Pero el alejamiento de La Cámpora no sólo se traduce en un alejamiento en el legislativo. Según se anunció, los funcionarios que integraban el gabinete de Peralta también renunciaron, entre ellos el director del estatal del Canal 9, Gabriel Esteban Aguirre, y el secretario General de Gobierno, Francisco Anglesio, ambos muy cercanos a la familia Kirchner.

Mientras, en horas de la tarde comenzó a circular la versión de que Peralta podría dimitir agobiado y acorralado por las internas del propio peronismo.

Con todo, en medio de la crisis también se anunció la postergación hasta mañana del vuelo que la presidente Cristina Kirchner tenía planeado para hoy a la tarde hacia El Calafate para descansar antes de la operación que será sometida la semana que viene.

De todos modos, oficialmente se informó que surgió una nueva reunión con Amado Boudou después del encuentro que mantuvieron esta mañana. También se reunirá con el secretario de Obras Públicas, José López. Una hora más tarde, recibirá al secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi y a las 20 al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.