El ataque comenzó pasadas las 21 de ayer y recién esta madrugada la policía, con la ayuda de Gendarmería, que tiene destacamento en el lugar, pudo controlar la situación con un saldo de al menos un agente de seguridad y un civil heridos.

El intendente de esa localidad, situada 170 kilómetros al norte de la capital provincial, Jorge Barifusa, aseguró que la concentración de vecinos frente a la sede comunal se había llevado a cabo en forma "pacífica, en busca de la verdad y de justicia" por la desaparición del muchacho, de 24 años, que "ha conmovido muchísimo" a la comunidad local.

Los vecinos reclamaban la aparición de Miguel Mateo Muñoz, de 24 años, que fue visto por última vez saliendo de su casa el 14 de agosto último, cuando supuestamente se dirigía al hospital debido a un dolor en la espalda tras haber participado de una pelea.

Luego de la manifestación "se produce la desconcentración y un grupo se traslada a la Policía, que está colindante con el municipio, y comienza a intercambiar palabras" con el comisario, aseguró el intendente, en declaraciones a radio La Red.

Barifusa opinó que los agresores, que eran "unos 40", fueron "un poco incentivados por un medio local" por lo que en un momento "se fue de las manos la discusión" y se inició el ataque.

Había "mucha gente encapuchada, chicos jóvenes, de 14 o 15 años, alentados por un medio local", insistió, por lo que todo derivó -según relató- "en una lucha sin cuartel" hasta que llegó Gendarmería.

Testigos dijeron que los manifestantes comenzaron apedreando la seccional 21, ubicada frente a la plaza local, y luego ingresaron a la oficina, incluso con agentes en su interior.

A pesar de la intención de algunos vecinos y hasta del párroco del pueblo para apaciguar la situación, los protestantes continuaron incendiando un móvil policial estacionado en las puertas de la seccional.

Barifusa aseguró que en la sede policial se produjo "mucho daño" a causa del fuego, pero negó que se hubiese incendiado el municipio, sino que, "principalmente, hubo rotura de vidrios", dijo.

"Estaba todo preparado, empezó todo pacíficamente, la gente que inició esta manifestación se sintió usada porque esto se hizo con fines pacíficos", lamentó.

El intendente aseguró que "hay tres personas detenidas" en la causa que investiga la desaparición del joven Muñoz.

Ahora, precisó, "se está buscando a la persona o el cuerpo" para lo cual están actuando en la localidad "fuerzas especiales de la policía, servicios de inteligencia" y hasta un helicóptero de la provincia para realizar la "búsqueda aérea".

San José de Jáchal es una población de unos 22 mil habitantes y en 2002 había vivido momentos de violencia similar cuando los lugareños pidieron la destitución de un intendente de la Alianza.