Los narcotraficantes tenían todo estudiado para tratar de evadir los controles. La organización contrató a un químico colombiano que se encargó de elaborar el método para transformar cromáticamente la cocaína: la droga tomó el color negro y simulaba el tamaño de trozos de carbón.

Hasta su detención, Cifre, de 48 años, era el presidente del Concejo Deliberante de Joaquín V. González y un reconocido empresario dueño de aserraderos y acopiadores de carbón.

Entre los sospechosos apresados, además, hay un funcionario de la Aduana salteña, dos despachantes de aduana, dos ciudadanos colombianos y un empresario portugués, que podría tratarse del financista de la organización narcocriminal, informaron fuentes oficiales.

La investigación, que lleva más de dos años, fue bautizada por el Ministerio de Seguridad de la Nación como "Carbón narco". Ayer, en una conferencia de prensa, el subsecretario de Delitos Complejos, Miguel Robles, y el director general de Operaciones de la Gendarmería Nacional, comandante general Jorge William Nieto, brindaron una conferencia de prensa, en donde se calificó el operativo como "muy importante".

Robles y William Nieto no dieron información sobre las identidades de los sospechosos detenidos. Sólo informaron que entre los apresados había un "funcionario político". Explicaron que no podían dar más datos debido al secreto del sumario que fue impuesto por la Justicia.

Robles sostuvo que la organización narcocriminal había logrado "corromper" en ciertos niveles estructurales. Pero agregó que no se va a tener ningún tipo de condicionamientos con los funcionarios implicados.

Si bien hubo 15 allanamientos: siete en Tucumán, seis en Salta, uno en Formosa y otro en la ciudad de Buenos Aires, los 356 kg de cocaína fueron secuestrados en un depósito de carbón vegetal en la ciudad de Joaquín V. González.

Según fuentes con acceso al expediente, uno de los propietarios del depósito de carbón vegetal sería Cifre, en sociedad con el empresario portugués detenido.

Los investigadores, al mando del juez federal de Orán, Raúl Reynoso, también secuestraron diez vehículos de alta gama, teléfonos celulares, notebooks y documentación de importancia para la causa.

Fuentes con acceso al expediente explicaron que la organización narcocriminal tenía como destino final de la cocaína, disimulada en una exportación de carbón vegetal, la ciudad de Lisboa, Portugal.

Antes de llegar a Europa, el cargamento iba a hacer una escala en un puerto de Brasil. Para determinar si llevaba cocaína, anoche era revisado en ese país el citado barco, que realizaba una supuesta operación de exportación de carbón. Al cierre de esta edición aún no se había descubierto estupefacientes en la carga.

Se supone que la droga secuestrada en el depósito de carbón de Joaquín V. González, valuada en unos 10 millones de euros, llegó al país procedente de Colombia, pero todavía no se pudo determinar cómo fue ingresada en el país.

Robles y William Nieto no dieron por terminada la investigación. Dijeron que se analizaban otras posibles ramificaciones de la organización "transacional".

En este punto de la investigación, según Robles y William Nieto, no había ningún integrante de alguna fuerza de seguridad sospechado de pertenecer a la banda de narcotraficantes.

"Para la organización trabaja un químico colombiano que logró hacer una trasformación cromática de la cocaína", afirmó Robles.

Por las imágenes difundidas por el Ministerio de Seguridad de la Nación, la "transformación" lograda por el químico colombiano era casi perfecta: la cocaína parecía carbón. "Estaba todo preparado para que los scanners no descubrieran la droga", explicaron fuentes con acceso al expediente.

No se pudo determinar si la banda, antes de ser descubierta, logró colocar algún cargamento con cocaína en Portugal.

Cuando los gendarmes comenzaron los allanamientos, el químico colombiano y su compatriota "huyeron" con lo puesto, pero lograron ser detenidos a los pocos kilómetros.