"Ferrero es el dirigente que necesita CRA en este momento: sabe negociar y es práctico y concreto. Además tiene facilidad para generar consenso y sabe escuchar, lo que le va a dar facilidad para manejar una entidad tan heterogénea, con intereses tan diversos, como CRA", dicen quienes lo conocen.

"Lo de que soy moderado lo dicen otros. Yo he actuado mucho tiempo en el gremialismo y en muchas ocasiones he tomado medidas complicadas, como paros. Prefiero definirme como alguien que trabaja y hace lo que sea necesario para el beneficio de los productores", dijo Ferrero a La Nacion. "De todos modos, creo que todos los actores, no sólo los de la producción, sino también los del Gobierno, tienen obligación de dialogar", acotó.

El camino de Ferrero al podio de CRA no fue un sendero de rosas. El candidato inicial consensuado por las catorce confederaciones rurales del interior que conforman la entidad era el actual presidente interino, Juan Goya, que reemplazó a Llambías por tres meses cuando éste renunció a la presidencia para ser candidato a diputado por la Coalición Cívica por Buenos Aires.

Pero cuando hace unas semanas Goya decidió bajarse por cuestiones de distancia (reside en Esquel y suele tener complicaciones para viajar a Buenos Aires) surgió el nombre de Ferrero. Y si bien su acceso a la presidencia es prácticamente un hecho, su nombre aún podría ser vetado a último momento por alguna de las provincias que integran CRA en la reunión que tendrá hoy el consejo directivo de la entidad.

Secundarían a Ferrero en la cúpula de CRA tres vicepresidentes: Goya; el presidente de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer), Juan Galli, y el combativo ex presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) Pedro Apaolaza. Se supone que Apaolaza será el más duro del cuarteto y también el más experimentado en las lides rurales por su activa participación en el conflicto entre el campo y el Gobierno en 2008.

Un histórico de CRA que quedó fuera de la cúpula después de varios años como directivo fue Javier Jayo Ordoqui, también ex presidente de Carbap y hombre del riñón de Llambías. "Jayo hizo una buena gestión, pero hacía falta renovar un poco las caras", explicó uno de los que participaron en el armado de la lista final de CRA. Otro dirigente de peso que aspiró a la presidencia y finalmente no prosperó fue el cordobés Néstor Roulet, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez).

Roulet ya había sido precandidato a la presidencia en 2009, hasta que una cuestionada maniobra de Mario Llambías le dio a éste una tercera presidencia en la entidad y liquidó las aspiraciones de Roulet. Esta vez, el propio Roulet se corrió de la candidatura, para dedicarse de lleno a su confederación, y dejó el terreno libre para el ascenso de Ferrero.

Rubén Ferrero asumirá en el cargo de presidente luego de una extensa trayectoria como dirigente en su provincia y en CRA. Tiene 50 años y se recibió de abogado en la Universidad Nacional del Litoral. Hoy ejerce la profesión y mantiene su actividad como tambero en Rafaela.

El santafecino también fue vocal, secretario y presidente de la Sociedad Rural de Rafaela; tuvo dos mandatos como presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe), y fue secretario de CRA de 2005 a 2007. También participó activamente en la entidad durante el conflicto entre el Gobierno y el campo.

Mientras estuvo en Carsfe, Ferrero tuvo un buen diálogo con el gobernador de esa provincia, Hermes Binner, e incluso logró que el ahora candidato a presidente presidiese la apertura del último congreso de CRA, en Rosario, en mayo pasado.