El vice gobernador Alberto Weretilneck se hizo presente en el lugar inmediatamente. El disparo habría ocurrido luego de un forcejeo cuando mantenía una discusión con su esposa Susana en la que se manipulaba el arma. Soria recibió el impacto de bala en el pómulo izquierdo aparentemente de forma horizontal y que no tendría orificio de salida. El juez que interviene en la causa es Emilio Stadler quien dispuso inmediatamente el secreto de sumario.

Susana, esposa del fallecido gobernador de Río Negro, Carlos Soria, fue demorada y trasladada a la central policial de General Roca para declarar sobre lo ocurrido durante madrugada en el momento del deceso del mandatario. La mujer es sospechosa por la muerte de Soria y versiones extraoficiales indicaban que ella misma habría confesado ser autora material del crimen, aunque esto no fue confirmado por las autoridades.

La familia decidió que no se realice ningún tipo de funeral público. La decisión de sus hijos es que el funeral no tendrá participación del público, según confirmó el vicegobernador provincial Alberto Weretilneck a la radio local LU19.

El ex gobernador de Río Negro, Pablo Verani, descartó que se deba llamar a elecciones en los próximos 60 días: “La Constitución provincial es muy clara en esto: desde el momento en que es elegido, aunque no hubiera asumido, el que debe seguir hasta el final del mandato es el vicegobernador”. Agregó sobre Soria: “Era una persona derecha, un buen tipo, aunque excesivamente apasionado. Carlos era una persona de mucho empuje. Prefería el empuje a la prudencia”.

El vicegobernador Alberto Weretilneck manifestó su pesar y conmoción ante el fallecimiento de Soria. En declaraciones a LU 19 expresó: "Luchó para llegar a ser gobernador de Río Negro y cambiar la provincia. Era un tipazo. Fue un accidente doméstico con un arma de fuego. Ahora la justicia deberá determinar el modo, las formas de lo sucedido. Él estaba feliz, contento, por todo lo que se había conseguido. No se puede contar como tiemblan las piernas, la cabeza está a mil, es un golpe tremendo que nos tira al piso. Estamos tratando de entender lo inentendible. Ayer a la tarde nos llamó y se lo sentía tranquilo. Nada hacía prever esto".