"Llama poderosamente la atención la facilidad con que la Justicia actúa sobre los dirigentes gremiales, cualquiera sea su trayectoria o ideología política", consideró la CGT en un mensaje firmado por el líder de la central obrera, Hugo Moyano, y el secretario de Derechos Humanos de la organización, Julio Piumato.

Los dirigentes señalaron que la detención de los sindicalistas se da "en un país donde narcos, los apropiadores de bebes, abusadores de menores, los que saquearon la Argentina, los que hacen espionaje a los vecinos, los traficantes de armas, los corruptos, los que defraudan al Estado y al Pueblo parecen tener, aún los condenados, otra consideración y otra suerte".

"La CGT rechaza la detención de los delegados ferroviarios y advierte que continúa la escalada contra la actividad sindical sin importar el color político de los perseguidos", agregó el texto.

Además, Moyano y Piumato remarcaron "la sospecha de que esto forma parte de una campaña tendiente a demonizar la actividad sindical para avanzar así sobre los derechos de los trabajadores".

"Por ello reiteramos nuestro reclamo de libertad a todos los detenidos por su actividad gremial y que tengan por parte de la Justicia, sin perjuicio del avance de las investigaciones, el mismo trato y la misma presunción de inocencia que ostentan los poderosos en la Argentina", añadieron.

Rubén "Pollo" Sobrero, delegado de la línea Sarmiento y opositor a la conducción nacional de la Unión Ferroviaria que lidera Hugo Pedraza, fue detenido ayer por orden del juez federal de San Martín Juan Manuel Yalj. El magistrado acusó al dirigente sindical de ser la cabeza de una "asociación ilícita" que intervino en la quema de vagones ocurrida el pasado 2 de mayo.