La tensión se vive en las plantas automotrices del país desde hace varias semanas. Fiat dispuso a principios de octubre la suspensión de 400 operarios debido a la menor “demanda” desde Brasil. Sin embargo, levantó la suspensión ante la presión del gobierno nacional, a días de las elecciones generales.

Marcos Ferrairo, especialista en sector automotriz de Abeceb.com explicó que “Brasil tiene un nivel de incertidumbre muy alto en comparación al resto de la región. Esta inestabilidad se asocia básicamente a que no sabemos muy bien cómo van a terminar decantando las medidas que el gobierno de Dilma Rouself está imponiendo”

“Las medidas aplicadas en el último tiempo como los impuestos a productos industriales o licencias no automáticas devuelven la competitividad. Es muy pronto para saber cuál será el resultado final de esto. Pero lo cierto es que Brasil tiene problemas de demanda en su base. La nueva clase media tiene menos poder adquisitivo y menos capacidad para obtener un auto. Eso frena las ventas”, agrega el economista.

Para Ferrairo, el mercado argentino es más predecible. “En principio, si no pasa nada extraño, el año que viene la demanda debería crecer no menos el 10 por ciento con más de 900 mil autos”, explica.

Volkswagen admitió que "entre hoy y mañana" se definirá si se adelantan las vacaciones para 750 operarios que trabajan en Córdoba debido al impacto de la crisis europea. Pero para el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) la medida ya es un hecho.

El delegado Leonardo Almada dijo que las vacaciones entrarán en vigor el 19 de diciembre. "Es la planta que hace las cajas para modelos como el Vento y que se exportan principalmente a España, Alemania y México.

En tanto, en la planta Santa Isabel de Renault, comenzaron ayer las suspensiones debido al parate del mercado brasileño. Desde la empresa no brindaron precisiones y tampoco se emitió ningún comunicado al respecto, pero según dijo el vocero del Smata, Leonardo Almada, la suspensión temporaria comenzó ayer.

En tanto, el economista de Abeceb.com prefiere la cautela. “Hasta ahora las plantas venían produciendo al 100 por ciento, trabajando sábados, dando horas extras. Era una demanda muy voraz con regímenes de producción muy saturados”.

Ferrairo sostiene que “no hay motivos para reducción de personal o cantidad de turnos. Lo que puede pasar es que el tercer turno que tenía pensado abrirse entre marzo y abril difícilmente pueda realizarse”.