Desde que llegó al poder en 2003, el matrimonio Kirchner multiplicó casi 10 veces su economía familiar.

El incremento del año pasado se debe, fundamentalmente, a la revalorización de sus activos en sociedades. Sobre todo los emprendimientos en el sur: Hotesur, por ejemplo, es la firma que controla el complejo Alto Calafate (casi vacío en estos días).

Mientras que en su última declaración patrimonial estaba valuado en $ 7.654.029, ahora lo cotizaron a $ 10.898.469, aunque hay 14 hoteles en venta en El Calafate.

A esa suma hay que agregarle el “valor llave acciones” que alcanza una cifra similar: $ 10.062.813.

En el caso de la sociedad Los Sauces S.A., creada para la construcción del hotel boutique que lleva ese nombre, Cristina consignó que su paquete accionario – compuesto por un 45% – valía $ 1.110.676, una cifra superior a los $ 817.520 de 2009.

Pero el dato más llamativo de Los Sauces no está en su cotización, justificable por la actualización de su valor, sino en el diferente precio que le asignan a las acciones según pertenezcan a la Presidenta o a su marido, fallecido en octubre pasado.

La declaración jurada hace constar que cada uno posee un 45% de las acciones de la firma pero ella declara que su paquete cuesta poco más de $ 1 millón mientras que el del ex Presidente asciende a $ 2.672.076.

La declaración incluye la totalidad de los bienes del matrimonio hasta diciembre de 2010.

La jefa del Estado cumplió así con la Ley 25.188, que establece la obligación de los funcionarios públicos de notificar anualmente la situación de sus bienes personales.

Cristina presentó su declaración jurada anual a través de la oficina de Recursos Humanos de la Presidencia, tal como lo establece la Oficina Anticorrupción.

Las declaraciones juradas del matrimonio "K" siempre fueron un "clásico" de la riqueza argentina, sobre todo luego que en 2008 mostraran un impactante crecimiento del 158 por ciento, tema que mereció denuncias opositoras rápidamente archivadas por el juez Norberto Oyarbide. Hace un año, la presentación hecha por la Presidente, al 31 de diciembre de 2009, indicaba que pasó de tener $ 46 millones a $ 55,5 millones, una mejora patrimonial del 20,6 por ciento en un año.  

Ayer, a las 16:30, en la Oficina Anticorrupción aún no contaban con la declaración jurada anual de bienes del ministro de Economía y candidato a vicepresidente Amado Boudou.

No obstante, se informó que el funcionario cumple con la presentación de la declaración jurada cuando la entrega ante la oficina de recursos humanos de la dependencia donde trabaja. Luego la oficina de personal tiene 30 días hábiles de plazo para remitirla a la OA.

Señalaron en el organismo que si el funcionario no presenta la declaración jurada de bienes es la oficina de personal la que debe intimarlo a que lo haga en un plazo de 15 días, y que si no cumple se lo considera una falta grave y entonces la OA lo puede denunciar ante la justicia.

La última vez él declaró bienes por $ 814.976.