Cabe destacar que Micheli concurrió hoy al Ministerio de Trabajo a participar de la reunión del Consejo del Salario, pero no se le permitió el acceso al encuentro ya que su sector no está reconocido por el Gobierno y, por tanto, no fue convocado.

En un comunicado, Micheli rechazó "la presencia de Yasky como interventor en representación institucional" de la CTA.

Ante la imposibilidad de presentar su propuesta en el Consejo, el sector de Micheli precisó en el comunicado que "el Salario Mínimo Vital y Móvil debe ser la mínima remuneración que debe percibir un trabajador sin cargas de familia para una alimentación adecuada, vivienda digna, previsión social, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento y vacaciones", algo que a su juicio no se puede costear con los haberes que proponen la CGT y la UIA.

Al respecto, señaló que el salario mínimo "debe ser calculado teniendo en cuenta la canasta básica familiar que es función del propio Consejo del Salario definirla".

"Hasta la fecha, no obstante los reiterados reclamos de la CTA, el Consejo del Salario no cumplió nunca con lo que ordena la ley y no efectuó dicho cálculo de la canasta familiar" que "de acuerdo con estudios de los equipos de la CTA" no puede ser "inferior a 5.730 pesos".

Cabe recordar que Yasky continúa al frente de la CTA por decisión del Gobierno, que intercedió en el conflicto de la central prorrogando su mandato.

Desde el Ministerio de Trabajo decidieron prorrogar el mandato de Yasky, candidato kirchnerista en las elecciones del 23 de septiembre y de las que aún no existe un ganador definitivo, por lo que Micheli denunció que “Yasky es el interventor del ministro de Trabajo, Carlos Tomada dentro la CTA”.

Esto se produce mientras aún se mantiene la indefinición en torno al ganador de los comicios de la CTA realizados el 23 de septiembre pasado, que arrojó como ganador a Micheli, pero luego el Comité Arbitral de la central impugnó las elecciones en tres provincias y ordenó volver a votar en esos distritos.