La mayor preocupación de los empresarios en la actualidad pasa por la intención de algunos gobernadores de aumentarle los impuestos a la actividad, en el marco de un ajuste generalizado de gravámenes en sus provincias.

La comercialización de los coches usados creció un 21,54 por ciento en octubre, respecto del mismo mes del año pasado, hasta las 154.083 unidades, informó la Cámara de Comercio Automotor.

La actividad del sector subió un 21,38 por ciento en los primeros diez meses del año, en comparación con el mismo lapso de 2010, hasta las 1.525.711 unidades,

No obstante, el sector notó una marcada desaceleración en la comparación intermensual, dado que las ventas cayeron un 9,74 por ciento en octubre respecto de septiembre últimos.

"Faltando sólo dos meses para que finalice el año 2011, estamos en condiciones de afirmar que el mercado de autos usados superará el 1.750.000 de unidades vendidas", dijo el titular de la CCA, Alberto Príncipe.

"Y este crecimiento hay que cuidarlo, porque estamos viendo que muchas provincias del interior están queriendo aumentar impuestos, es decir, recaudar más, de una forma desproporcionada al margen comisional, diría irrisorio, de las empresas del sector", afirmó el empresario.

En ese sentido, el empresario remarcó que el "esa ambición fiscal llevará a que muchas agencias establecidas, salgan del sector o pasen a la marginalidad".

Pidió a los gobernadores que no olviden que del total de las ventas, solamente un 40 por ciento está manejado por el sector (agencias y concesionarias); otro 20 por ciento son operaciones que se hacen entre particulares y el restante 40% es venta marginal, clandestina.