Cristina Fernández descansó en la residencia familiar de la villa turística de El Calafate, donde debió viajar el viernes, un día después de lo que tenía previsto, a raíz de los incidentes entre la policía y manifestantes en Río Gallegos en protesta por las medidas de ajuste impulsadas por el gobernador local, Daniel Peralta.

Ayer por la mañana, otra noticia conmocionó la casa de El Calafate cuando llegó la noticia de la muerte del gobernador de Río Negro, Carlos Soria.

A su llegada a Olivos, la jefa del Estado diagramará en las próximas horas con sus colaboradores más cercanos las instrucciones para los días del post operatorio y comenzará los preparativos para la intervención quirúrgica a la que será sometida pasado mañana por el cáncer de tiroides.

La operación estará a cargo del cirujano y oncólogo Pedro Saco en el Hospital Universitario Austral del partido bonaerense de Pilar.

Aunque no hay confirmación al respecto, la presidente se internaría en ese establecimiento mañana por la noche y la operación se realizará al día siguiente a las 11:30, se adelantó.

A partir de ese momento, y durante 20 días, Fernández de Kirchner tomará licencia y será reemplazada en el cargo por el vicepresidente Amado Boudou, tal como lo establece para estos casos la Constitución nacional.

Por su parte, el secretario de Comunicación Pública y portavoz presidencial, Alfredo Scoccimarro, no informó aún cómo será la comunicación a los medios que se harán presentes en gran número en ese centro asistencial privado, para transmitir el estado de salud de la mandataria.

Cristina Fernández recibió el jueves pasado en Olivos en dos oportunidades a Boudou para analizar la agenda de temas pendientes para los días que estará a cargo del Poder Ejecutivo Nacional.

La jefa de Estado había realizado su última aparición pública el miércoles último durante un acto en la Casa de Gobierno para dar a conocer un nuevo plazo en el programa de desendeudamiento de las provincias.

En esa oportunidad, y frente a varios gobernadores y gran parte del Gabinete de ministros, habló de la enfermedad que padece con buen ánimo y hasta le advirtió en tono jocoso a Boudou sobre su tarea a cargo del gobierno: "Guarda con lo que hacés", le dijo.

El fin de semana, la Presidenta se limitó a pasar las fiestas de fin de año con sus hijos Máximo y Florencia; su nuera Rocío García; su cuñada y ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; su suegra, María Juana Ostoic; su madre, Ofelia Wilhelm, y otros familiares cercanos.

Sin embargo, se comunicó repetidas veces con el senador Miguel Angel Pichetto, jefe del bloque oficialista, a raíz de la trágica muerte del coterráneo gobernador de Río Negro, Carlos Soria, en la misma noche de Año Nuevo.