La Presidente de la Nación deja el Hospital Austral para continuar su recuperación en la quinta presidencial. Militantes oficialistas, en tanto, mantienen la vigilia en los alrededores del centro de salud.

Según precisaron fuentes calificadas, la Presidenta “está muy bien de ánimo, no le ha cambiado la voz, y habla perfectamente aunque los médicos le han recomendado que lo haga lo menos posible”.

Parte

"La unidad medica presidencial tiene la satisfacción de comunicar que el equipo del Hospital Universitario Austral informó que el estudio histopatológico definitivo constató la presencia de lóbulos en ambos nódulos de la glándula tiroides, pero descartó la presencia de células cancerígenas modificando el diagnóstico inicial", leyó el secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, y que generó euforia entre los simpatizantes de Cristina presentes.

 "El tratamiento quirúrgico realizado es suficiente, no siendo necesario el tratamiento con yodo radiactivo", continuó, y es un dato médico relevante, con impacto político: podrá cumplirse sin problemas el regreso de la Presidente a sus funciones, el 25/01 (tiene licencia hasta el 24/01 inclusive).

 En la Quinta de Olivos ella permanecerá monitoreada por los médicos Luis Buonomo y Ricardo Ballesteros, de la Unidad Médica Presidencial.

 Según el comunicado de prensa que leyó Scoccimarro, la mandataria completó una recuperación sin complicaciones.

El cirujano Pedro Saco no encontró “ninguna sorpresa” al explorar la zona comprometida de la glándula tiroides, y ahora espera con calma los resultados del estudio patológico, que estará listo la semana que viene.