La jefa de Estado, además, recordó el Día del Militante, al señalar que "debe haber pocas cosas mejores" que recordarlo "en una fábrica que sigue creciendo", por la de Peugeot, a la que asistió este mediodía para la presentación del nuevo modelo 308.

En compañía de los ministros de Industria, Débora Giorgi, y de Educación, Alberto Sileoni; y del director para América Latina del Grupo PSA Peugeot Citroën, Carlos Gomes, agradeció a la empresa porque "reinvirtió todas sus utilidades" en la Argentina, ya que "estas son las prácticas empresariales que necesita el país".

La mandataria, precisamente, había criticado dos días atrás a los empresarios que "se llevan fabulosas sumas al exterior" en lugar de invertirlas en el país.

Por otra parte, en referencia al sector, dijo agradecer "a todas las filiales" por los "esfuerzos para llegar a un equilibrio de balanza comercial" ya que "para la Argentina, para esta presidenta, que tiene que estar administrando los porotos y los garbanzos todos los días, es una cuestión muy importante".

En ese sentido, destacó que el modelo 308 "a los efectos de la balanza comercial, tiene un 60 por ciento de componentes nacionales" lo que "significa un fuerte desarrollo para toda la industria autopartista".

La Presidenta ensalzó que "este auto es el séptimo que se ha lanzado desde 2003 a la fecha, lo que marca lo vigoroso de la industria y la confianza de las empresas en el desarrollo del país".

La jefa de Estado sentenció que "este es un modelo que ha permitido mejorar el poder adquisitivo de los argentinos" y destacó que la automotriz "es una industria que tiene competición, no es monopólica, y qué competición… Se matan todos".

Además, señaló que "en momentos tan complejos que vive la economía mundial, nosotros y América del Sur, tenemos una oportunidad única de dar un salto histórico en nuestro desarrollo industrial, tecnológico y social, y les puedo asegurar que lo vamos a aprovechar".