La nueva joya de Cristina es una unidad de 400 metros cuadrados en uno de los edificios más coquetos del barrio más nuevo de Capital Federal: Madero Center. Una joya "concheta", según su propia definición de los habitantes de Puerto Madero.

De acuerdo con datos que manejan las inmobiliarias, el metro cuadrado se cotiza a 5.000 dólares. Por lo que el piso que pertenece a los Kirchner está valuado en alrededor de nueve millones de pesos.

La zona es inigualable: queda a metros del río y a un paso de la Casa Rosada y la City porteña. Desde los pisos de Madero Center se pueden ver los diques y los viejos docks, que completan la postal del barrio más top de Buenos Aires.

Según el documento del Registro de la Propiedad Inmueble, el departamento está a nombre de Los Sauces Sociedad Anónima, la empresa que compartía con Néstor Kirchner y su hijo Máximo.

Según la declaración jurada de la Presidente, ella posee el 45 por ciento de Los Sauces, una empresa destinada a los "servicios inmobiliarios". El otro 45 le correspondía a Kirchner – hoy está en sucesión–, y el 10 restante está a nombre de Máximo.

Florencia era menor cuando se creó la sociedad, en noviembre de 2006, y quedó afuera del reparto societario. El edificio no tiene nada que envidiar a ninguno de los hoteles cinco estrellas que rodean al edificio. Bar propio, vestuarios, gimnasio, pileta cubierta y descubierta, solarium y sauna son solo algunas de sus comodidades.

Según los vecinos, Cristina nunca visitó el departamento, cuyo destino sería una mera inversión inmobiliaria. Una más de la veintena de propiedades que engrosan su declaración jurada. Si bien ella ya tenía "ladrillos" en Buenos Aires, en Barrio Norte, ahora decidió hacer pie en la zona más lujosa del país.

A la hora de elegir su departamento, puso el ojo en el edificio de otras figuras del kirchnerismo. Allí, en la Gran Manzana – como lo conocen en la zona –, vive el vicepresidente Amado Boudou, blanco de los dardos "conchetos" de Cristina, y el empresario del juego Cristóbal López.

Madero Center fue desarrollado por el arquitecto Luis Perelmuter. Su nombre es sinónimo de Puerto Madero, ya que también construyó El Faro, la torre emblema de la zona, donde detuvieron al líder de la Unión Ferroviaria, José Pedraza.

Para el proyecto, Perelmuter contó con el apoyo de Jorge Brito, dueño del banco Macro y uno de los empresarios más cercanos a Néstor Kirchner. Brito aportó financiamiento para construir 123 mil metros cuadrados de oficinas y departamentos.

Fuente: Perfil