Así afirmó la primera mandataria, en un acto en Mendoza, donde defendió la norma que tuvo media sanción en la Cámara baja y se encamina a ser aprobada en forma definitiva la semana que viene por el Senado.

Las declaraciones se produjeron luego de que la oposición denunciara que la medida implica una afectación a la libertad de expresión y el presidente de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), Carlos Jornet, calificara el accionar gubernamental como "venganza, censura encubierta y condicionamiento".

Al igual que con la Ley de Medios Audiovisuales, Cristina Fernández aseveró que la norma apunta a "democratizar el acceso al papel de diario para que los pequeños empresarios tengan acceso a los insumos básicos".

Según su visión, la supuesta "democratización la debe generar el Estado, porque fue el Estado el que creó la principal productora de papel de diarios de la Argentina con los recursos de todos los argentinos".

La jefa de Estado insistió con su versión que la ley busca proteger a los medios chicos: "¿Saben cuál es el secreto de los pequeños diarios del interior? Que reflejan los intereses de la región, para que los pequeños y medianos empresarios tengan igualdad de condiciones de acceso a un insumo básico como el papel de diario".

"Es una ley que democratiza el uso del papel del diario, demandada por décadas por todos los propietarios de pequeños diarios del interior de revistas. Quiero que todos los propietarios de diarios del país puedan seguir conservándolos, esta es la democratización que hemos logrado con la media sanción de la ley de Papel Prensa", consideró.

La posición expresada por Cristina Fernández contrastó con las expresadas por la oposición y por la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas.

En una disertación frente a editores de medios en la noche del jueves, Carlos Jornet, titular de ADEPA y director periodístico de La Voz del Interior, se preguntó si "surgirá finalmente, como dice el Gobierno, un sistema de medios más plural, más abierto, más heterogéneo".

El titular de ADEPA planteó ante directivos de la entidad y de otras que nuclean a medios gráficos y audiovisuales, propietarios de diarios del interior, empresarios y periodistas que "quisiéramos creer que estos son los objetivos y que realmente la política oficial busca dar nuevas posibilidades de expresión a ciertas minorías, a sectores marginados. No es ése el resultado que se advierte hasta ahora", expresó.

Desde el arco opositor, el senador radical Ernesto Sanz adelantó que su bloque tiene un proyecto alternativo "mucho más amplio" al enviado por Diputados y advirtió por la eventual afectación de la libertad de expresión, mientras que el jefe de Gabinete del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, consideró que la ley "atenta contra la libertad de prensa".

Finalmente, el jefe del bloque de diputados oficialistas, Agustín Rossi, negó que la norma abra las puertas a una posible "expropiación o estatización" de la empresa Papel Prensa o constituya una "venganza" contra Clarín y La Nación, socios mayoritarios de Papel Prensa, por la línea editorial de ambos diarios, crítica al Gobierno.

"No coartamos la posibilidad de que una empresa periodística tenga una lectura crítica, simplemente nos parece una situación absolutamente desvirtuada que alguien para tener un diario tenga que ir a comprarle el papel a su principal competidor, y éste se lo venda más caro o directamente no se le venda", s