El dirigente informó que fueron convocados por representantes de la firma, en donde fueron notificados de la medida que afecta a cerca de 1.800 empleados. "Nos dijeron que las cosas no resultaron de acuerdo a sus previsiones, por lo que necesitaban una semana para hacer un replanteo de su sistema de producción", indicó Salado.

Aclaró Salado, sin embargo, que tranquilizó a los empleados que no se trató de una suspensión, sino de un anticipo de las vacaciones, por lo que no se afectó el salario. También les comunicaron que la medida se adoptó para las plantas que posee Alpargatas en Catamarca, Tucumán, San Luis, La Pampa, Corrientes y Buenos Aires. "No estamos alarmados, creemos que no se volverá a la situación de crisis que vivimos en 2001, pero también queremos darle una real dimensión a esta situación, por lo que haremos presentaciones formales", dijo.

Por su parte, Roberto Jiménez, titular de la Secretaría de Trabajo de la provincia, señaló que debido a esta situación, solicitó una audiencia con representantes de la empresa. "Nos preocupa, queremos interiorizarnos cuanto antes sobre lo que está sucediendo", dijo.