El ministro de la Producción de la provincia de Santa Fe, Luis Contigiani, fue el primero en anunciar  a través de Twitter que la planta Centeno de Sancor, paralizada desde hace 8 meses, volverá a producir a mediados de diciembre tras el acuerdo logrado con la empresa bonaerense La Tarantela.

“Un nuevo ejemplo de que cuando hay decisión política y compromiso serio de todas las partes se encuentran las soluciones para defender la producción”, escribió el ministro en la red social, en referencia al acuerdo con la tradicional empresa de Navarro, con más de 100 años de trayectoria, especializada en la elaboración de ricota y muzarella.

Contigiani confirmó que serán 35 trabajadores los que le darán continuidad a la planta, de los 61 que quedaron cesantes a comienzos de marzo.

El secretario de Lechería de la provincia, Pedro Morini, aseguró que hay un preacuerdo de palabra al que sólo le resta la firma, y por eso ya “empezaron a acomodar la planta”, para que en diciembre los 35 empleados retomen sus puestos de trabajo. Todos mantienen la antigüedad laboral y los derechos gremiales.

También explicó que la nueva empresa agregará quesos frescos y ricota a la tradicional fabricación de muzarella de la planta, aunque resta definir quiénes serán los proveedores de la leche. “Veremos cómo hacemos para aportarle la leche”, dijo Morini, debido a que los proveedores habituales de la planta ya canalizaron sus ventas hacia otros destinos.

En marzo, además de la de Centeno, cerraron las plantas de Brinkman (Córdoba), Coronel Charlone (Buenos Aires) y Moldes (Córdoba).

Conservan derechos

Centeno es una localidad ubicada a 100 kilómetros al norte de Rosario, con poco más de 3 mil habitantes. Claudio Ordoñez es uno de los empleados de la planta que vivió ocho meses de “incertidumbre”, cobrando el 75 por ciento del sueldo, “impotente” frente al paso del tiempo, y las dificultades para “mantener la unidad” entre los trabajadores.

Fue uno de los que acudió la semana pasada a una convocatoria con “gente de recursos humanos de Sancor”, quienes le informaron sobre las negociaciones y les pidieron que pusieran en condiciones la planta, porque los dueños de La Tarantela la querían ver en funcionamiento.

Y en eso está, junto a otros compañeros, pintando, poniendo en condiciones la planta. Y fue uno de los que recibió al enviado de la nueva empresa, quien en tono informal ya les anunció que intentarán aumentar la producción y extender sus canales de venta hacia el norte del país, debido a la estratégica localización de la planta, a la vera de la ruta 34. Actualmente, La Tarantela distribuye sus productos en el conurbano bonaerense y en la ciudad de Mar del Plata. Es muy fuerte en los canales de venta a pizzerías.

Ordoñez explicó que si se resta a quienes cobraron los retiros voluntarios y los pagos de indemnizaciones son unos 37 empleados los que estarían en condiciones de volver a trabajar a mediados de diciembre. Y la empresa les respeta la antigüedad laboral y todos los derechos gremiales.

“Fueron meses de incertidumbre, amargura y mucha impotencia. En la empresa era todo hermetismo y a nosotros con el tiempo nos fue difícil mantener la unidad. Uno agarra para un lado y otro para el otro, se hace muy difícil. Pero yo siempre creí que alguien se iba a hacer cargo de la planta”, resumió Ordoñez.

Tiempo límite para el rescate

Ante el inminente vencimiento del acuerdo de carácter privado que Sancor tiene firmado con acreedores para evitar demandas a la espera de una virtual venta, el secretario Morini explicó que entre las diferentes ofertas la que sigue tallando más fuerte es la de Fonterra, la cooperativa láctea de Nueva Zelanda, aunque evitó dar precisiones sobre las características de esa posible venta o sociedad. Morini confirmó que este mes o a comienzos de diciembre habrá una definición.

También trascendió el supuesto interés del Grupo Alaisa (distribuidor de alimentos en España), aunque fue desmentido por funcionarios provinciales. Fonterra es la principal comercializadora de lácteos del mundo, con ingresos de 12 mil millones de dólares en 2016. Tiene previsto invertir una cifra cercana a los 500 millones de dólares.

Fuente: elciudadano.com