La pelea tuvo lugar el viernes pasado en la sede de la Fundación y hubo gritos y recriminaciones de ambos lados. María Alejandra pretendía organizar una protesta al Ministerio de Planificación para presionar por un pago retrasado de una obra en Chaco pero Hebe no lo toleró, según publicó el diario Clarín.

Desde el entorno de María Alejandra confirmaron a Clarín que la hija de Hebe “dejó sus actividades el viernes pasado” por “diferencias” en el manejo de la Fundación, pero dijeron que todavía no presentó su renuncia formal.

Los voceros de la entidad hablaron ayer de un “ciclo cumplido” y confirmaron la hipótesis de una “fuerte discusión” entre madre e hija, aunque se negaron a dar detalles del nuevo escándalo.

La hija de Bonafini es unas de las imputadas en la causa penal que investiga el juez Norberto Oyarbide, quien ya ordenó el levantamiento del secreto bancario y fiscal sobre sus cuentas y el embargo de todos sus bienes.

Hace pocos días, en una entrevista con Noticias , Schoklender la acusó de comprarse su casa, valuada en 250 mil dólares, con fondos de la Fundación. Y lo ratificó en su visita al Congreso. Ese día dijo que la vivienda, de 213 metros cuadrados, costó 384 mil dólares. La operación se hizo el 3 de noviembre de 2009, tal como reveló Clarín . Llamativamente, María Alejandra no utilizó ningún crédito hipotecario. Luego, le vendió un departamento en La Plata a Meldorek SA. La propiedad tenía un precio de mercado de U$S 120 mil, pero según la escritura la sociedad pagó apenas pagó 25 mil. Según el ex apoderado, esa operación se hizo para “devolver el dinero que le habíamos prestado”.

Por estas operaciones, la Justicia puso la lupa sobre el patrimonio de la hija de Hebe. Así, se detectaron dos reportes de operaciones sospechosas (ROS) por la compra de un auto y la contratación de una póliza de seguros. La última operación fue realizada cuando María Alejandra ya era apoderada. Fuentes judiciales aseguran igualmente que se trata de montos irrelevantes.